lunes, 14 de noviembre de 2016

¿VOLVERÁ A GOBERNAR EL PSOE EN ESPAÑA?


Difícil lo veo a corto plazo, dadas las actuales circunstancias, y mientras sigan en el poder  unos  dirigentes, que apoyados en las viejas glorias del partido, parecen del todo decididos a sacrificar los ideales en pos de preservar un bipartidismo, del todo caduco e incompatible con una nueva sociedad más justa y democrática que se prevé para el siglo XXI, consecuencia de la nueva fase a la que va entrar inexorablemente la Revolución Digital, en la que desde el último tercio del XX estamos inmersos.

La sociedad actual, considera agotado el sistema y pide cambio con urgencia. La democracia, y los viejos partidos, lejos de adaptarse a esta nueva realidad, ha optado por mantener, contra viento y marea los viejos estándares, con la insana intención de buscar en el pasado las soluciones de futuro. En este rio revuelto de incomprensiones mutuas, el populismo encuentra terreno abonado, para encaramarse al poder y aprovecharse de él mientras dure, o sea hasta que la sociedad, esta, a la que de poco o nada le sirve la memoria histórica, les vuelva a ver el plumero y decida mandarlos de nuevo al rincón por un tiempo.

¿Qué es sino, la victoria electoral de Trump en EEUU?  ¿Qué es sino, le golpe de mano de unos ancianos dirigentes del PSOE, para apartar del poder alguien como Pedro Sánchez, que estaba adaptando la formación política a la nueva realidad? ¿Qué es sino, la gran coalición CPU SPD, en Alemania y la deriva electoral hacia partidos ultraderechistas? ¿Qué es si no el Bréxit? ¿Qué es sino la deriva derechista del PS Francés y su primer ministro Valls y las posibilidades reales de victoria de Marine Lepen?

Intenten responder a estas preguntas y se darán cuenta que todos estos fenómenos, tienen en común, una intencionada falsa interpretación de lo que la sociedad demanda.

Nadie ha podido nunca parar el progreso, ni la iglesia condenando a los científicos y estudiosos racionalistas, como Galileo, o Miguel Servet, ni aquellos trabajadores de finales del XVIII y principios del XIX que destruían las maquinas de vapor acusándolas de quitarles el trabajo. Ni tampoco nadie, en toda la historia  ha conseguido, mejorar la sociedad, aplicando recetas que en pasado funcionaron, ni haciéndose trampas al solitario.

En los periodos de cambio de otros momentos de la historia; cuando se han intentado afrontar, dando pábulo al populismo, mientras el poder establecido fracasaba una y otra vez, empeñado en aplicar soluciones del pasado, siempre han conducido a graves confrontaciones, tras las cuales la sociedad se ha visto obligada a aplicar nuevas fórmulas, que han permitido un cierto período de paz y tranquilidad.

Hoy en el mundo estamos inmersos en un gran período de cambio, dentro de diez o máximo veinte años, nuestra sociedad nada tendrá que ver con la que hasta hoy hemos conocido, Incluso me atrevo a decir que ni las estructuras básicas de la sociedad como és la familia van a ser iguales a las que hoy. Las relaciones laborales y la estructuras de producción de bienes y servicios nada van a tener que ver con el sistema de empresa capitalista clásico, de patronos y obreros si no que como ya empezamos a ver, unos pocos privilegiados muchas veces anónimos van a dominar por completo el cotarro desde el sector financiero.

¿Creen Vds. que los sindicatos y partidos políticos de izquierda, estarán en condiciones de reivindicar los derechos de las clases medias y obreras, si aún siguen pensando en una estructuras de patronos y obreros? ¿No creen Vd. que el lema “La Tierra para quien la trabaja” ya no puede ser interpretado literalmente, sino que necesita de una actualización, en este mundo postindustrial en que vivimos?

La nueva sociedad requiere de otros métodos y otras correlaciones de fuerza. La izquierda debe integrar no solo a los asalariados, si no a los pequeños y medianos empresarios, la mayoría de ellos autónomos y reconfigurarse de nuevo en un ámbito internacional, con el fin de unir sinergias y equiparar fuerzas con el capitalismo globalizado. La izquierda debe conseguir en breve plazo conquistar el poder en la UE para avanzar hacia una Unión Federal.

En España es urgente resolver cuanto antes la crisis en el PSOE y regresar esta partido a las posiciones del socialismo democrático retomando el camino que emprendió Pedro Sánchez Pérez-Castejón, un camino de apertura y de aprovechar las nuevas tecnologías para recurrir más veces a la consulta con la militancia, sobre los caminos a tomar, además del dialogo constante con formaciones situadas al mismo lado del espectro político.

Estoy convencido que tras la resolución de la crisis socialista en España, si se consigue en breve plazo, va a reforzar altamente al PSOE de forma que en poco tiempo devendrá el aglutinador de la izquierda en nuestro país, y uno de los elementos fundamentales para la reconstrucción de la nueva socialdemocracia en Europa.

lunes, 3 de octubre de 2016

ORGULLO SOCIALISTA


Permítanme hoy, después del convulso fin de semana, expresar algo de mis sentimientos íntimos, cuestión que por timidez o vete a saber porqué, nunca acostumbro hacer; Digo esto porqué a pesar de los llamamientos que unos i otros hacen para que los que militamos en el socialismo español, sigamos sintiendo el orgullo de pertenecer a una organización con 137 años de historia y me intentan vender que la defenestración por parte de un Consejo Federal del Secretario General elegido con el voto directo de la militancia, después de una dimisión en masa de 17 miembros de la ejecutiva y un pistoletazo de salida en base a una mentira, muy poco creíble, por parte de alguien que lo fue todo en el partido, pero que últimamente ha optado por la riqueza el lujo y las prebendas,  ha sido un acto ejemplarizante de democracia interna, francamente no lo considero motivo de orgullo, si no un acto que repugna mi conciencia y me rebela a luchar contra estos que con sus contradicciones evidentes han llevado a mi partido al desastre más absoluto.

Siempre voy a ser socialista, pues mi intelecto no me permite renegar de unos principios, básicos, como la Libertad, La igualdad y la Solidaridad entre los miembros de la especie humana, con independencia de razas credos religiones y territorios donde hayan nacido. Creo firmemente en una única patria, el género humano y siempre he estado y estaré dispuesto a luchar contra todos aquellos que han hecho de la discriminación bandera y que maquinan contra los idealistas como nosotros para  medrar en su provecho incluso dentro de nuestras propias filas.

Hoy no me siento orgulloso de militar en el PSOE después de lo sucedido en este partido este fin de semana. No me puedo sentir orgulloso cuando unos pocos han decidido contravenir a una gran mayoría de militantes que con su voto directo y secreto, situó a Pedro Sánchez a la cabeza del partido y hoy cuando  con malas artes lo han defenestrado. No me puedo sentir orgulloso de ello, cuando uno de los principales motivos ha sido contraponer a la negativa de una aún más grande mayoría de militantes a investir al Partido Popular a la presidencia de España, el más corrupto que ha habido en toda la historia y el que más ha perjudicado a las clases medias y trabajadoras, con el argumento de “Primero España y después el Partido” facilitarle la investidura. Nadie en su sano juicio, puede sentirse orgulloso de estar en un Partido donde una conspiración cutre de unos pocos y además millonarios , han pisoteado la voluntad de unos muchos, que día a día, intentan sacar adelante con penurias a sus familias.

Leo en los periódicos, que la Gestora va a durar, por lo menos un año, y pienso: “Claro, es el tiempo mínimo que necesitan para consolidar el golpe”. Pues ello significa, que no va haber primarias ni Congreso antes de este tiempo por lo que ni Pedro va a poder presentarse y a lo mejor ya no quedan militantes que le puedan votar. Leo también que la Gestora, ha situado como máxima prioridad evitar las terceras elecciones, y que Mariano ya no se conforma con el voto a la investidura si no que exige además apoyo a los presupuestos. O sea cornudos y apaleados. Dicen también los periódicos que una mayoría de diputados socialistas, están por el no a Rajoy, sin embargo el otro día la mayoría se situaban en el sector crítico, como el inefable Antonio Miguel Carmona, que dice estar por el no a Rajoy, pero que antes de todo hay que evitar las terceras elecciones.

¡Y dale con las terceras elecciones!, una cuestión que a mi entender, antes del descalabro que han provocado los llamados Críticos, el PSOE podía afrontar con ciertas garantías, pues estaba recuperando parte del voto que se le había ido a Podemos, gracias a la coherencia de su Secretario General, pero que ahora está garantizada su derrota más absoluta, de aquí las nuevas exigencias que plantea Mariano y a la que parece los nuevos dirigentes no van a tener más remedio que ceder.

Bien amigos no quiero alargarme más, solo manifestaros, que de momento no pienso dejar mi afiliación al PSC, y que estoy esperando la decisión que tomen en el Consejo Federal PSOE, respecto a la investidura de Rajo, y en el caso que esta se materialice, Me pondré manos a la obra para conseguir que el PSC, rompa sus lazos con este PSOE que consideraré ya no representa mis ideales sino que se ha vendido a la derecha más absoluta. Por lo que se no voy a ser solo yo quien tome esta determinación, por lo que ojo al parche, Sres del Comité Federal, que se pueden encontrar al igual que el PASOK griego, con un partido de cargos y sin militantes de base.

domingo, 4 de septiembre de 2016

DESPUES DEL DOS DE SEPTIEMBRE TODO ESTÁ MÁS CLARO


 
Después de la victoria del NO es NO, del pasado dos de setiembre, muchas cosas han quedado claras y muchas dudas se han despejado en el panorama político español. En primer lugar, la incapacidad negociadora de Mariano Rajoy Brey y la directiva actual del Partido Popular, que han sido totalmente incapaces de llegar a acuerdo ninguno con otras fuerzas del arco parlamentario, con el fin de conseguir, los pocos votos necesarios para la investidura; tan solo Ciudadanos, en base a grandes cesiones y manifestando además, públicamente su desconfianza hacia el candidato a presidente, que iba a cumplir los acuerdos, han mantenido hasta el final su voto favorable, aunque poniendo velas a todos los santos habidos y por haber para que el PSOE se mantuviera en sus trece y Mariano se estrellara contra su propia estolidez. ¿No les parece increíble, que la fuerza más votada con 137 escaños, que tiene el apoyo de los 32 de Ciudadanos y 1 de Coalición Canaria, y a falta solo de 6 votos para la mayoría absoluta, sea incapaz de conseguirlos en un parlamento donde además de los citados hay 21 diputados más de derechas?

Otra de las cuestiones que ayer se dilucidaron fue, el enorme cabreo que el discurso de presentación del candidato el pasado día 30 de agosto produjo en los cinco diputados del PNV, para que el portavoz de esta formación anunciara el día 2 que no solo votaría en contra de la investidura aquel día, sino también pasado el 25 de septiembre fuera cual fuera el resultado de las elecciones vascas. Cuestión que considerando que el PSOE se mantendrá en la postura de negarle el pan y la sal al PP, invalida al menos a mariano Rajoy como candidato de nuevo, pues con su técnica de crear “amigos” ya no puede echar mano a 21 si no a 16, que además le exigen un referéndum en Cataluña para darle su apoyo.

También se clarifico un poco aunque quizás habrá que esperar unos días más, para ver qué posición toman son los de PODEMOS y sus confluencias, a los que parece les vuelve a salir la vena agresiva, por cuanto Pablo Iglesias, su líder, en sus cinco minutos de gloria del pasado día 2 ya volvió por las andadas, con algún que otro improperio al Partido Socialista, cuestión que más tarde redondeo en Twitter su correligionaria Irene Montero, resucitando lo del PPSOE. ¿Están retirando ya su mano tendida?

Los de ERC y los de PDC (Antigua Convergencia); dejaron bien claro que su voto no lo dan, si no que lo venden y su precio es el compromiso de antes de un año autorizar un referéndum independentista en Cataluña, posición que les sitúa, totalmente al margen de cualquier negociación.

Ante este panorama, y de no suceder nada especialmente traumático que cambie substancialmente las posiciones, vemos como Mariano Rajoy Brey, está totalmente invalidado para obtener de nuevo la presidencia del gobierno y que las presiones que desde los medios de comunicación, bajo su dominio, han impulsado para obtener la abstención del PSOE, no solo han quedado en nada si no que además han puesto en evidencia, su nula voluntad de negociar y llegar a acuerdos.

¿Cuál es pues la solución? A mi entender la que ya se intentó en Marzo, PSOE+PODEMOS+C’s (188 diputados) y en base al acuerdo de 200 puntos que llegaron entonces. Esta solución a mi corto entender tiene la ventaja que orilla el problema nacionalista al dejar de lado los partidos independentistas catalanes y toman como base de la organización territorial la reforma Constitucional en un Sentido Federal, cuestión con la que comulgan los Socialistas y bastante los de Ciudadanos y me consta que a buena parte de los que hoy militan en PODEMOS, aunque como fuerza a la que agrada jugar con la ambigüedad, no acaba de tenerlo claro.

Veremos los que acontece estos próximos días, antes del 25 de septiembre, pues me parece que tanto Podemos, como a Ciudadanos y el PSOE, les conviene estratégicamente dejar resuelto el tema antes de las elecciones vascas y gallegas,  con el fin que sea cual sea el resultado que se produzca en ellas, sea desligado de la investidura al gobierno de España.
Lo que sí es seguro, vamos a dilucidar de una vez por todas, la visión de estado de estos partidos llamados de la nueva política, que hasta hoy han hablado mucho pero no han demostrado otra cosa que ceguera política.

domingo, 28 de agosto de 2016

PÁNICO EN LA MONCLOA




Utilizo el titular, que con gran acierto, propuso el sin par periodista Miguel Ángel Aguilar, en el programa Más Vale Tarde del pasado Viernes 19 de Agosto, respondiendo a la propuesta de la presentadora de definir los últimos acontecimientos políticos en la piel de toro, tras la firma del llamado Pacto Anticorrupción entre el PP y Ciudadanos. Porqué me parece la mejor e ideal forma de sintetizar la realidad que estamos viviendo en nuestro país. Indicaba después el ínclito articulista, que las consecuencias de la firma de las seis condiciones llevaba implícito que poco después de la investidura, un coche celular debería presentarse en la Moncloa para detener a Mariano Rajoy Brey, por su implicación directa e indirectamente, en los distintos e incontables casos de corrupción que afectan a su Partido.

Poco después de la firma, tras escuchar la rueda de prensa que ofreció el portavoz popular Rafael Hernando,  donde escurrió el bulto, respondiendo a una pregunta sobre en qué situación quedaba la senadora Rita Barbera a un paso de ser imputada por el Tribunal Supremo en el tema de la Operación Taula, y que se han dado tres meses a contar desde la formación del nuevo gobierno, para ponerlas en marcha; muchos comprendimos claramente, que casi con toda seguridad, la voluntad de cumplimiento estricto de las seis condiciones del acuerdo, no figura realmente en su ánimo, sino que después de la investidura, y garantizada la inmunidad de Mariano por cuatro años más, ya se irán buscando las pertinentes excusas para dilatar en el tiempo este cumplimiento. En primer lugar, por el hecho que tres de las seis propuestas, requieren de una reforma constitucional, que debe implicar si o si el concurso de otras formaciones políticas; en segundo: me parece del todo inútil a estas alturas, una comisión parlamentaria para dirimir responsabilidades políticas, sobre la financiación irregular del partido más votado en este parlamento y que además ostenta la presidencia del gobierno; ¿Sirvió de algo la comisión sobre el caso Pujol en el Parlament de Catalunya?, ¿Dimitió alguien?; además debemos considerar como prueba de las perversas intenciones, el cambió del título de lo comisión parlamentaria de investigación que en un principio era sobre el Caso Bárcenas y ahora le han cambiado el nombre por el de la “Financiación irregular del Partido Popular” a instancias de este partido. Sin tener que pensar demasiado nos daremos cuenta que el cambio obedece a la pretensión del PP de obviar todo aquello que pueda implicar a Mariano Rajoy, y bien sabido es que su nombre aparece reiteradamente en los llamados papeles de Bárcenas, como perceptor de sobresueldos en dinero negro.

Todo pues me induce a pensar en el gran acierto de Miguel Ángel Aguilar en calificar de Pánico, lo que debe sentir Rajoy en este momento, que le obliga a  aferrarse a su poltrona, como los desesperados al clavo ardiente.

 

En el momento de escribir estas líneas, justo una semana más tarde de lo relatado anteriormente, se anuncia en los medios que la firma del acuerdo PP C’s es cosa inminente, y Mariano desde su Pontevedra natal, inicia el nuevo curso político, agradeciendo a C’s i CC su “alto sentido de estado”, aunque la falta de 6 diputados para alcanzar la mayoría absoluta, le obliga a lanzar toda clase de diatribas contra Pedro Sánchez y el Partido Socialista que persiste en el No es NO. Yo repito por enésima vez, que me resulta inconcebible, la insistencia de Mariano hacía el Partido Socialista, cuando tiene a un PNV que casi con toda seguridad, va a necesitar su apoyo a partir del 25 S en el País Vasco y la facilidad de convencer a los ex convergentes encuadrados en el PDC que ya les prestaron cinco o seis votos para elegir la presidenta del Congreso; y con la probable abstención de ERC, a la que cuatro años de mandato de Rajoy le viene como anillo al dedo a la hora de crear independentistas en Cataluña.

Parece pues, que de momento, Rajoy ha conseguido un respiro, al obtener el Si de Ciudadanos en lugar de una anunciada abstención, en segunda votación y lo ha obtenido sin tener que someterse a una Comisión Sobre el Caso Bárcenas, que a él como figurante número uno en los famosos papeles, tenía todos los números, para que se le exigieran responsabilidades políticas, Sin embargo con el cambio a una comisión de la financiación irregular del PP, el asunto que le afecta directamente va a ser con toda seguridad obviado. De todas formas, el Pánico en la Moncloa persistirá hasta que todo esté atado y bien atado. Solo entonces respirará tranquilo, aunque no tanto como si el PSOE se abstuviera para facilitarle el camino pues de esta forma, eliminaba el peligro para siempre, al no tener ni siquiera oposición.  

martes, 16 de agosto de 2016

LA HORA DE PEDRO SÁNCHEZ Y EL PSOE




A pesar del interés que ponen PP y Ciudadanos en señalar que solo es posible evitar unas terceras elecciones, si el PSOE se abstiene para procurar una investidura de Mariano Rajoy, es una falsedad como un templo y una demostración más que palpable que Mariano Rajoy es un inútil de marca mayor, por cuanto y aun habiendo tenido en la elección a la presidencia de la mesa del Congreso una demostración palpable que sin el concurso de los Socialistas ni de Podemos, puede conseguir la mayoría suficiente en una segunda votación, sigue con el raca-raca, supongo con la perversa intención que si el PSOE pica darle el golpe definitivo para que jamás levante cabeza, dejando el camino libre a un liderazgo de la oposición por parte de Podemos, por “in aeternum” puesto que ya es sabido que al igual que el antiguo PCE, Podemos es esta formación que nunca va a ganar unas elecciones y que si alguna vez por casualidad lo lograra, las divisiones internas que les procuraría, lo sentenciarían para siempre.

Convendrán Vds. conmigo, que resulta cuando menos extraño, que después de cincuenta mil negativas del PSOE, incluso con decisiones del Comité Federal, públicas y notorias en el mismo sentido, de no apoyar ni por activa ni por pasiva la investidura de nadie del PP; Mariano no esté persiguiendo y negociando con PNV, con CDC, con ERC y Coalición Canaria, en vistas a conseguir como mínimo la abstención de estos grupos en una segunda votación, lo que le daría sin duda la mayoría necesaria para ser investido, para después buscar los acuerdos necesarios en cada uno de los proyectos que piense impulsar. Sin embargo en lugar de esto Mariano sigue sin mover un dedo, aparte de haber mandado a PSOE y C’s, un documento base para la negociación que viene a ser el denostado acuerdo de la pasada legislatura entre PSOE y C’s, al que convenientemente se le han eliminado todos aquellos puntos, que lo definían como un acuerdo de izquierdas. Es tan grave la inmovilidad del Partido Popular, en este que es su tiempo, que ha debido ser C’s, y no él quien ha movido ficha para modificar la posición de salida de este partido de cambiar una abstención anunciada, por un Sí.

Es sin duda alguna, bochornoso, que los subalternos de Mariano, como la Sra. Cifuentes presidenta de la Comunidad de Madrid, tachen de irresponsable a Pedro Sánchez, por haberse marchado de vacaciones, cuando este Sr. que representa, después de las elecciones, la alternativa al Partido Popular, sin tener de momento responsabilidad ninguna en la formación de un gobierno en España, y habiendo dejado bien clara la postura de su formación, no pueda disfrutar de unos días de descanso con su familia, cuando el que si tiene la responsabilidad, por encargo real, se haya largado a su Galicia natal, ha caminar como un poseso. No es ahora el tiempo del PSOE, lo será si Mariano fracasa en su sesión de investidura, que por cierto aún no ha convocado, o provoca una nueva espantada como hizo en la anterior legislatura, eludiendo presentarse a ella, ni que fuera para poner en marcha el reloj electoral. Solo entonces puede que sea el tiempo del PSOE, y de Pedro Sánchez, que a mi entender deberá tomar la iniciativa para procurarse los apoyos necesarios y ser investido presidente en un plazo razonable, para una corta legislatura de dos años, cuyo objetivo principal debe ser derogar todas las leyes y normas proclamadas por el PP y que han contribuido los cuatro últimos años al aumento de la desigualdad en nuestro país, el empobrecimiento de muchos y el enriquecimiento de unos pocos, la coerción de las libertades y un grave deterioro de nuestra democracia y del estado del bienestar.

Sin embargo hay que tener muy presente, que ni Pedro Sánchez ni el PSOE, pueden arriesgarse de nuevo a una investidura fallida, por lo que previamente, todas aquellas formaciones que estén por apartar al Partido Popular del Gobierno y aquellas otras que por el bien de España, piensen que no es bueno ir a unas terceras elecciones, deberán manifestar de forma inmediata su apoyo a la investidura socialista incluso antes que reciba el encargo del Rey.

Con todo también hay que pensar que es posible que esta vez no llegue nunca la Hora del PSOE, pues con la experiencia antes citada de las votaciones a la mesa del Congreso, es posible que si se mantienen algunas conversaciones con los partidos nacionalistas minoritarios, Mariano logre ser investido. En este caso deberemos lamentar una vez más la poca visión política de la formación PODEMOS, que en la anterior legislatura, cuando se había conseguido meter profunda brecha en la derecha de este país, malograra instaurar un gobierno de cambio, fiándose que unas nuevas elecciones le darían la posibilidad de sobrepasar a quien consideran su verdadero enemigo, el Partido Socialista Obrero Español.

domingo, 31 de julio de 2016

LA DEMOCRACIA EN CUESTIÓN


Que estamos totalmente inmersos en una revolución de grandes dimensiones, al estilo de la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX ya nadie lo duda en este mundo que nos ha tocado vivir y padecer. Que este proceso al igual que el anterior pone en cuestión y transforma las formas de vida y organización social que hasta hoy nos parecían inmutables, es del todo cierto y constatable.

Una de los grandes temas que hoy se cuestiona en buena parte de la sociedad planetaria, es la democracia o sea el gobierno del pueblo para el pueblo, según una de las definiciones más clásicas de este concepto; principalmente por el hecho que desde el triunfo en occidente de la llamada revolución neo-liberal y su consecuencia más directa la globalización económica. El concepto de estado-nación surgido, en los albores de la revolución industrial como fórmula organizativa, pierde de facto su poder, en una Europa donde estos entes son de reducidas dimensiones y por tanto incapaces de competir con las grandes corporaciones multinacionales a las que desde los años, 80 del pasado siglo XX, la potencia económica por excelencia los USA, en defensa de su supremacía, les otorgó podríamos decir patente de corso, desregulándolas por completo y situándolas en posición de supremacía y capacidad de competir en plan de superioridad sobre las economías de unos estados nación, que tienen cogidas por sus nobles partes al haber comprado sus títulos de deuda pública y privada.

El economista turco y profesor universitario en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la universidad de Harward Dani Rodrik, propuso en 2011 y dentro de su obra “La paradoja de la Globalización” su famoso trilema, donde plantea la tesis de escoger dos de estos tres conceptos: Democracia, Globalización o Soberanía Nacional; puesto que no es posible en un mundo globalizado, disponer a la vez de democracia y soberanía nacional en gran intensidad.

Si pretendemos conservar la democracia y la Soberanía Nacional, deberíamos aislarnos del mundo actual en el que la globalización és un hecho imparable, y montarnos nuestra própia Arcadia feliz. Si pensamos que esto no es posible ni tampoco conveniente, y aceptamos la globalización como un hecho irreversible, si además seguimos pensando que la democracia es el menos malo de todos los sistema de gobierno, debemos empezar a buscar nuevas estructuras que nos permitan alcanzar una dimensión lo suficientemente grande como para competir con las grandes corporaciones, cediendo gran parte de lo que entendemos por soberanía nacional, en este camino y para superar el hecho de la diversidad, el federalismo, o sea el gobierno multinivel, debe ser la gran solución. Sin embargo las grandes corporaciones multinacionales, estos que han visto en la globalización no solo una forma de acaparar riqueza si no también la obtención del poder real, vienen promoviendo una tercera opción, que consiste en mantener el actual sistema de pequeños países divididos, sin capacidad ninguna de disputarles la hegemonía, y su control a través de la posesión de los títulos de deuda pública de todos ellos, dentro de un mundo globalizado, con lo que en realidad se perjudica gravemente a la democracia, al despojarla en realidad de todo el poder real. ¿Cómo puede un país como España por ejemplo, discutir e imponer una políticas económicas que favorezcan a los ciudadanos, si resulta que las grandes corporaciones internacionales poseedores directa o indirectamente del 100% de los títulos de deuda pública en circulación y de gran parte de la privada de nuestro país, está en sus manos? ¿Qué le pasó a Tsipras en Grecia, que prometía cambios radicales y plantar cara a sus acreedores? ¿De qué nos sirve elegir unos gobernantes que luego no tienen poder real ninguno? Esto amigos es lo que a principios de la crisis se empezó a llamar “Dictadura de los Mercados” expresión que ha desaparecido totalmente en la actualidad de cualquier medio de comunicación, no en vano si a sus accionistas les seguimos el hilo acaban una de las grandes corporaciones mundiales.

La socialdemocracia federalista sigue siendo el camino, la misma socialdemocracia que fue capaz en el siglo XX de humanizar el capitalismo salvaje y de reconstruir la devastada Europa al final de la II Guerra Mundial, es aun hoy la que, convenientemente reestructurada y adaptada a los nuevos tiempos, puede abrir el camino del progreso y de la justicia social, a la nueva sociedad que emerge de la revolución digital en la que hoy estamos inmersos. Para ello hace falta altura de miras en los dirigentes socialdemócratas europeos, capacidad de liderazgo, vuelta a los valores humanistas Libertad, Igualdad y Solidaridad, y espíritu de sacrificio en la ciudadanía, convencida que está labrando el futuro ideal a sus descendientes; solo así el mundo puede avanzar de nuevo en la senda del progreso y la justicia social.

domingo, 3 de abril de 2016

LO DE HOLLANDE UN SERIO AVISO




La popularidad del Presidente de la República francesa François Hollande está por los suelos a partir del momento en que cedió a las presiones de la derecha europea, metiéndose de lleno, un socialista, en la doctrina neoliberal más absoluta, como la que se viene practicando en el viejo continente estos últimos años. Tan solo unos días después de los criminales atentados del 13 de noviembre pasado, pareció resurgir un cierto apoyo de la ciudadanía hacia su persona, hasta que cometió un nuevo y ahora parece que definitivo error, al asumir como lucha antiterrorista los postulados de la extrema derecha francesa que capitanea Marine Lepen, consistentes en enviar bombarderos a Síria, en cerrar las puertas del país a los refugiados y fomentar la discriminación a sus ciudadanos de origen o religión musulmana.

Hoy después de los nuevos atentados islamistas en Bélgica, cuando el pueblo francés ha podido comprobar la inutilidad de las medidas tomadas que para nada han servido; en lugar de buscar la creación de un organismo a nivel europeo de inteligencia, que asumiera la lucha antiterrorista, y darle un carácter global, como en realidad es el problema que nos ocupa, la popularidad del primer mandatario francés ha caído más bajo si cabe que antes, hasta el punto que los sondeos le auguran el desastre de  no pasar a la segunda vuelta, si las elecciones se celebraran ahora.

Volviendo a la cuestión económica, el Partido Socialista francés, aplicando la doctrina neoliberal de recortes y austeridad que tiene a Ángela Merkel como adalid en el viejo continente, no ha conseguido en todos estos años, sacar adelante el país, como tampoco lo han conseguido España, ni Italia, y mucho menos Grecia. Se trata de un fracaso absoluto, que sin embargo ha beneficiado a los países más ricos como son los del norte, con industrias potentes que han mantenido entre los límites de lo razonable las tasas de desempleo y una alta capacidad financiera, que les ha proporcionado suculentos beneficios, a costa de la elevada deuda pública de los países meridionales de la propia UE.

¿Porqué se empeñan, los actuales líderes de la UE, independientemente de su ideología, en buscar soluciones nacionales a problemas de índole global? ¿No es una crisis de carácter planetario la que estamos sufriendo desde el año 2007? ¿No ha conseguido el Islamismo Radical, globalizar una guerra, sin prácticamente un territorio que les sirva de base, considerando el planeta entero como campo de batalla? ¿Porqué los líderes mundiales siguen empeñados en luchar cada uno por su lado, defendiendo su propio territorio, en lugar de ponerse de acuerdo y cambiar la estrategia por una de global poniéndose a la misma altura que sus enemigos?

La respuesta a estas preguntas podríamos concretarla en el egoísmo de unas élites que temen perder sus privilegios, si cambiamos el concepto competitividad por el de solidaridad; si los humanos en lugar de competir entre nosotros, nos ayudamos mutuamente en pro de una igualdad entre los más desfavorecidos y los más afortunados, que abandonemos el miedo al que es diferente y respetando las diferencias culturales, nos dedicamos a construir un mundo en el que todos podamos vivir mejor, estructurando entre todos una nueva cultura nacida de las aportaciones de lo mejor de cada una de las que hoy consideramos antagónicas. En fin que abandonemos de una vez por todas, la vieja y cerrada idea de pertenencia a una tribu, clan, nación etc y la abramos al concepto más amplio de considerar nuestra patria a la raza humana.

Pero, ¿Dónde encontraremos los líderes capaces de llevar a cabo esta revolución planetaria, si resulta que los que deberían hacerlo acaban cayendo en los tópicos de siempre? Con toda la humildad creo que la respuesta a esta última pregunta no es otra que en mundo del trabajo, entre las clases medias y bajas de nuestra sociedad occidental, es de donde deben salir los nuevos líderes que con una visión totalmente transversal, sean capaces de invitarnos a todos a asumir nuevas responsabilidades, en una nueva sociedad que está naciendo en este siglo XXI. ¿Porqué, no hay un constante dialogo entre las formaciones sindicales de los países miembros de la UE?

François Hollande, se equivocó y pagará por ello, lo malo es que va a ser el Partido Socialista francés en primer lugar quien va a pagar las consecuencias de sus errores y de rebote la socialdemocracia europea, que ya anda tocada desde hace un tiempo. Creo que ya va siendo hora, la socialdemocracia europea, se una y trascienda de la cuestión puramente nacional, pues al fin y al cabo no hay diferencia alguna entre las clases populares de los países que componen la UE, los intereses de las cuales están llamados a defender; por lo que tomemos nota socialistas europeos, no caigamos en el mismo error, quizás la caída de Hollande sea el último aviso, para evitar el desastre de una nueva y más justa forma de organizar el mundo en el siglo XXI.