domingo, 20 de mayo de 2018

EN EL PACTO DE TOLEDO SE ENCUENTRA LA SOLUCIÓN


El movimiento de pensionistas en mi ciudad Badalona, en su reunión semanal, manifiesta la opinión que se deben marginar a los principales sindicatos, UGT y CCOO, pues los consideran tóxicos para su movimiento, donde dominan la situación los llamados sindicatos minoritarios, como la Inter Sindical, o la misma CGT, también incluyen en sus demandas, la disolución del Pacto de Toledo pues le consideran en parte culpable por inacción de la situación actual del tema. Me sorprende  y me preocupa que la ideología de los anti sistema se instale en este movimiento, pues si bien es positivo que el pueblo llano, se movilice en defensa de sus intereses, si es interesante que Partidos Políticos y Organizaciones Sindicales, sean quienes recojan estas demandas y en su cualidad de representantes de los ciudadanos, acaben acordando y pactando las soluciones concretas.

Alguien me podrá decir que Partidos y Sindicatos han cometido errores de bulto y muchas veces han aparcado el interés de las mayorías a favor del suyo propio como organizaciones. Ahora mismo en Cataluña, nos encontramos con CCOO i UGT, apoyando un movimiento surgido del independentismo en defensa de los Políticos Presos y de sus tesis, bajo la denominación de “Espai Democracia i Convivencia”,  que muchos asalariados no ven con buenos ojos de ninguna de las maneras; tampoco debemos olvidar que los sindicatos reciben cuantiosas subvenciones por parte de la administración lo que les permite subsistir holgadamente sin necesidad de una afiliación muy grande, cuestión que a muchos les hace sospechar connivencias no demasiado favorables a los intereses de los trabajadores. No les falta razón; sin embargo, como demócratas debemos aceptar que son las instituciones que nos representan las que deben realizar su trabajo, una vez han recogido el sentir ciudadano. y por ello no es conveniente mantenerlos al margen de movilizaciones y mucho menos predicar su disolución.

Uno de los elementos que desde el año 1995 ha resultado fundamental en el tema de las pensiones ha sido el llamado Pacto de Toledo. Un organismo conformado por la totalidad de partidos con representación parlamentaria, además de los representantes de los principales sindicatos y organización patronal; que analiza todas las propuestas que hace el gobierno de turno y emite su dictamen, fruto del consenso entre todos sus miembros, haciendo además las recomendaciones que cree convenientes. De hecho, se trata de un organismo cuya finalidad principal, es alejar las decisiones sobre el tema de pensiones, de la exclusividad del gobierno de turno, con la pretensión de evitar que una sola formación política por el hecho de gozar de mayoría absoluta, pueda decidir cambiar el sistema sin tener en cuenta a los demás. Fue así que en este organismo, se pactó “La separación y clarificación de la fuentes de financiación” “La creación de un fondo de garantía para las pensiones” “La Financiación, simplificación e integración de los Regímenes especiales”, y muchas otras.

La crisis económica y la mayoría absoluta del gobierno ultra liberal de Mariano Rajoy su la primera legislatura, con la excusa de la presión de la UE y la necesidad de tomar decisiones urgentes para paliar la crisis económica, promulgó una serie de decretos sin consultar a esta comisión parlamentaria y obviando su consejo, no solo dejó a cero el fondo de garantía, lo que se llama vulgarmente la hucha de  las pensiones, si no que se ha dedicado a desmontar el actual sistema por completo, no buscando las soluciones adecuadas para mantenerlo y financiarlo suficientemente. Ello ha conllevado que algunos ciudadanos, culpen de inacción o de mirar para otro lado al Pacto de Toledo, y quizás podríamos decir que a ello también ha contribuido, la posición en cierta manera timorata de las centrales sindicales que en ciertos momentos han dado la impresión de total falta de voluntad de enfrentarse al gobierno, y su reforma laboral, la gran responsable de la bajada de salarios y en consecuencia de la mala financiación del sistema de pensiones.

A pesar de lo dicho, estoy convencido que el Pacto de Toledo sigue siendo una buena solución para tratar el tema de las pensiones públicas de una manera democrática, pues el hecho de que participen en el todos los partidos con representación parlamentaria, le da una cierta garantía que este tema no va a ser cuestionado por una ideología concreta, aunque vista la experiencia reciente, quizás debería garantizarse la obligación del gobierno de turno de consultar sus proyectos sobre el tema a este organismo y que sus acuerdos deban ser tomados por mayorías cualificadas.

El actual movimiento de los pensionistas, me dá que es una buenísima oportunidad para mejorar y poner al día al Pacto de Toledo, corrigiendo lo que funciona mal de él y poniéndolo a trabajar muy en serio, para que en poco tiempo encuentren un nuevo sistema de financiación, con el fin que los pensionistas no vean reducirse su poder adquisitivo, y que los futuros pensionistas no tengan el temor de verse excluidos del sistema, por la cuestión del factor de Sostenibilidad de la pensiones que el gobierno Rajoy quiere empezar a aplicar este mismo año y por el que con el aumento de la esperanza de vida se van a reducir  las cuantías de las pensiones.

domingo, 13 de mayo de 2018

9 DE MAYO, EUROPA UNA ILUSIÓN QUE SE DESVANECE


Los españoles, que vivimos los cuarenta años de dictadura, cuando teníamos ocasión y nos asomábamos a Europa, veíamos esperanzados nuestro futuro, sabíamos e intuíamos que la opresión y el reaccionarismo que nos sometía, no iban a durar para siempre y que más temprano que tarde, España seríamos igual que Francia, Inglaterra, Italia, Alemania……. Que no solo elegiríamos a nuestros representantes políticos, dentro de una libertad de opciones que entonces nos estaban vedadas sino que solidariamente procuraríamos por el progreso al unísono de todos los europeos. Que nunca más una veleidad nacionalista nos llevaría a una confrontación entre nosotros; en resumen que ya no abandonaríamos nunca más la senda del progreso y la justicia social.

El doce de junio de 1985, cuando Felipe González Márquez, a la sazón presidente del gobierno de España, en el Palacio real de Madrid, firmaba el tratado de adhesión al entonces denominado Mercado Común Europeo, a la mayoría de los ciudadanos de nuestro país, veíamos como el sueño acariciado durante tantos años, tomaba por fin visos de realidad y aunque conscientes que ello de entrada nos supondría sacrificios,  todos sabíamos que las ventajas a medio plazo los compensarían sobradamente. Efectivamente fue así, y poco tiempo después de la adhesión empezaron a fluir a nuestro país, grandes cantidades de dinero, de los llamados fondos de cohesión que permitieron en pocos años, poner al día a nuestro retrasado país. Planes Urban cambiaron por completo la fisonomía de barrios altamente degradados, proporcionaron equipamientos escolares e infraestructuras viarias que rompieron el tradicional aislamiento de buena parte de la sociedad española.

También se nos avivó el sentimiento de pertenencia a una potencia de carácter mundial, cuando se rompe el statuqüo, instaurado al final de la II Guerra Mundial y el mundo deja de ser bipolar, evitando se convierta en unipolar, dominado por los USA, adquiriendo el suficiente potencial económico, para tratar de tú a tú, con EEUU, y los emergentes de Asia, como China y Japón. Quizás sea aquí, en la concepción unipolar o multipolar del planeta donde encontremos la clave de los ataques que de todas partes le llueven a la UE y el replegarse hacía posiciones muy conservadoras de sus máximos dirigentes que hoy día se produce.

Desde el establecimiento del euro como moneda única en gran parte de la UE, los poderes fácticos de los USA, ven peligrar su situación de privilegio, al tener que compartir la exclusividad del dólar, como moneda en las transacciones de petróleo en el mundo, cuestión que recordemos, sirvió en tiempos de la administración Nixon, para que el dólar abandonara el patrón oro y lo cambiara por las reservas mundiales de petróleo. Por otra parte, el gigante asiático China, gran poseedor de reservas en dólares, decide diversificar riesgos, equilibrando entre dólares y euros Observen Vds. que es a partir de entonces que se empiezan una campañas, en el Reino Unido a favor de un Bréxit y de un anti europeísmo en los países del este Europeo, en base a un nacionalismo muy radicalizado. También resulta curioso que es entonces cuando los partidos de extrema derecha, con el euroescepticismo por bandera, en Los países escandinavos, Francia, Bélgica y Holanda resurgen con fuerza inusitada.

Observen también que en plena crisis económica y desde los países más ricos de la UE, como Alemania, empiezan a surgir críticas hacia los países más pobres del sur de Europa, acusándoles de vagos y malgastadores, en un claro ejemplo de nula solidaridad, valor que debería presidir una Europa Unida y Federal.

El renacer de nuevo del imperialismo ruso de la mano de Putin, completa un panorama nada prometedor, para la ilusiones que nos habíamos forjado.

No sé como puede acabar esto, aunque espero, no lo haga con una nueva confrontación nacionalista en Europa como las que ya hubo en 1914 y en 1939 que tan devastadores resultados produjo y aunque estoy convencido que la memoria histórica no existe y que los humanos en general no aprendemos de nuestros propios errores, espero que un rayo de sensatez ilumine a los europeos y nos haga volver a la idea inicial de una Europa Unida y Federal, donde se haya desterrado para siempre el nacionalismo disgregador y confrontador.    

domingo, 6 de mayo de 2018

REFLEXIÓN ANTE LA DISOLUCIÓN DE ETA




El pasado viernes día 4 de Abril, los españoles recibimos una gran noticia, que no por esperada fue menos satisfactoria, como fue el anuncio oficial de disolución de la Banda Terrorista ETA, que desde el año 2011 había cesado en su actividad causante de gran dolor y muerte, a los españoles en general y a los vascos en particular.

Aunque su discurso, efectuado por un Josu Ternera en paradero desconocido, intentara presentar a la banda terrorista como un mal necesario, para la supervivencia del pueblo vasco, y que si se auto disolvía era por voluntad propia cualquier español con dos dedos de frente, sabía que la realidad era bien distinta y que a la situación se había llegado porqué ETA había sido derrotada por completo, en su enfrentamiento con el estado democrático, cuestión que el presidente del gobierno Mariano Rajoy, acabó de dejar bien claro, el mismo día por la tarde diciendo que no pensaban otorgar ningún tipo de clemencia con los miembros de la banda encarcelados y que se seguirá persiguiendo a los que aún no lo están.

De hecho, el 30 de diciembre de 2006, cuando ETA, colocó un coche bomba en el módulo D del aparcamiento de la T-4 de Barajas, no solo se llevó por delante la vida de dos ecuatorianos y hirió a muchísimas personas, sino que hizo saltar por los aires, el proceso de paz, que había emprendido con el gobierno presidido por José Luis Rodriguez Zapatero y que estaba destinado a pactar con la banda terrorista su autodisolución. Los obcecados dirigentes de ETA, no quisieron darse cuenta que con ello, arruinaban la única salida más o menos honorable que le quedaba, al perder con ello, la poca confianza que les quedaba en la sociedad vasca, que ya desde el asesinato de Miguel Ángel Blanco, les había empezado a retirar el apoyo. Fue en cierta manera optar por morir matando, no con la finalidad de conseguir objetivo alguno, si no por esta especie de nihilismo que siempre acaban teniendo todos aquellos que deciden usar la violencia como un método de lucha política.

Es de notar que en el acto que la banda organizó en la localidad francesa de Cambó, cercana a la frontera española, para solemnizar el acto de  disolución, no asistieron los representantes de los gobiernos vasco, y navarro, ni mucho menos del español, tan solo representantes de los partido nacionalistas vascos, dejando bien claro que nadie quiere dar valor político alguno a una banda criminal que fue incapaz de negociar una salida aún cuando estaba acorralada.

De hecho todos debemos ser conscientes con las decisiones que tomamos en momentos determinados, y de las consecuencias que pueden acarrear, no solo a nosotros particularmente si no a los que nos siguen a pies juntillas, como es el caso que nos ocupa y quieras que no, me ha hecho pensar en el tema del independentismo catalán.

Carles Puigdemont en un momento determinado, cuando se encontraba acorralado y casi sin salida ninguna, el 27 de octubre del pasado año, optó por rechazar la convocatoria de unas elecciones autonómicas, y lanzarse a la aventura de la proclamación de una independencia imposible, abriendo la puerta a una persecución judicial, a la aplicación del artículo 155 suspendiendo la autonomía y llevando al país, Cataluña, a una deriva totalmente incierta pero en claro descenso en todos los campos, económico y social.

Sin embargo, a diferencia de los sucedido en el País Vasco, la decisión tomada no le quita el apoyo social,  a Puigdemont,  de manera inmediata sino que sus fieles seguidores le siguen apoyando del primero al último, por lo que en la convocatoria de elecciones autonómicas que convoca el gobierno de España, tras la aplicación del artículo 155 y la intervención de la autonomía, mantiene una mayoría absoluta en escaños y un 47% de los votos.

Con todo nadie en este país duda que el independentismo en Cataluña tiene perdido su confrontación con el estado democrático español y que todo es cuestión de tiempo, y después de la decisión tomada y los resultados electorales del 21D, donde los partidos que intentaban situarse en el medio para evitar daños mayores, no han tenido soporte electoral, por lo que la confrontación pura y dura está servida y el final honorable para el bando perdedor se ha ido al traste, por lo que al vencido solo le quedará la humillación más absoluta.  

lunes, 30 de abril de 2018

¿HABRÁ GOBIERNO EN CATALUÑA, ANTES DEL 22 DE MAYO?


 
De “fuentes bien informadas”, me aseguran, cuando me dispongo a escribir estas líneas que antes del 22 de mayo, habrá gobierno en Cataluña, sin embargo, la portada de la Vanguardia de este mismo día, leo en letras de molde JxCAT PLANTEA OTRO INTENTO DE INVESTIDURA A DISTANCIA DE PUIGDEMONT; o sea que van a seguir mareando la perdiz, buscando lo que ya saben imposible; por lo que la pregunta que figura en el título de este articulo, sigue sin respuesta.

De hecho, las “fuentes bien informadas” tienen elementos más que suficientes que apoyan su teoría, pues, las manifestaciones de los líderes de ERC, y algunos otros del PDECAT, en el sentido que unas nuevas elecciones no les van a ser favorables y que es más que posible, dado el caso, que el independentismo pierda su mayoría absoluta. También algunos interpretan la posición de las centrales sindicales CCOO y UGT, entrando en el grupo Espai Democracia i Convivencia, una especie de plataforma transversal que impulsa Roger Torrent, con la pretensión de ampliar la base social independentista, frenando así la más que segura deserción de algunos decepcionados, como una manera de situarse, próximos al nuevo gobierno de Cataluña, que de principio no tendría el independentismo como meta a corto plazo.

Por las razones expuestas, y quizás por una cierta intuición, dada la experiencia de haber vivido toda mi vida en Cataluña, yo también acabo creyendo, que habrá un gobierno autonómico en Cataluña, antes del 22 de mayo, quizás, como fue en el caso de Puigdemont, el día antes del final de plazo, y que de aquí a entonces, van a seguir mareando la perdiz con el ánimo de desprestigiar la justicia española y presumir de astucia los fugados de la justicia.   

Lo que sí parece no va a cambiar, es la división social que existe en Cataluña, pues por lo que parece, el independentismo, con su estrechez de miras habitual, se va a conformar con un gobierno junto a los Comuns, que en diputados, le dé una mayoría absoluta sin depender de la CUP, y en porcentaje le permita superar el 50%, obteniendo la legitimidad de la que hoy carece.  Con todo vale decir que se la juegan, pues los votantes de Podemos, poco van a entender que su partido, está apoyando en Catalunya un pacto con la derecha nacionalista del PDECAT, herederos de aquellos corruptos del 3% y siendo un poco sensatos fácilmente se puede intuir que sin la marca PODEMOS detrás, los Comuns son bien poca cosa, aunque claro, siempre les quedaría cuatro años, hasta el 2022 por delante, con ellos en el poder para cambiar los conceptos.

Si esto es tal y como pienso, podríamos entender la posición de las cúpulas de CCOO y UGT, en su aproximación al independentismo, como comenté en mi anterior artículo, LA INEXPLICABLE ACTITUD DE LOS SINDICATOS CCOO Y UGT, hace dos semanas; cuestión a mi entender que dice bien poco a favor de las centrales obreras en Cataluña, pues al menos aparentemente les da la razón a sus detractores, que les ven como organizaciones vendidas al poder y que han obviado los objetivos por los que fueron creadas.

Estos días se publican también una serie de datos de tipo económico, que no son precisamente favorables a la sociedad catalana, como  el continuo goteo de empresas que trasladan su sede social fuera del territorio catalán que en el primer trimestre del corriente año ya son algo más de 1.300; el exiguo crecimiento de la economía catalana muy por debajo de la media española y la constatación de la casi nula inversión empresarial en nuestro territorio, cuestión de terribles consecuencias a medio y largo plazo. Pero de esto no se habla en los medios de comunicación catalanes, ni en las tertulias, y menos en los artículos de opinión de los periódicos catalanes, ocupadísimos en contarnos las andanzas de los fugados de la justicia y la torpe gestión que el estado español está haciendo con el tema catalán.

Espero pues y deseo fervientemente, que antes del 22 de mayo tengamos nuevo gobierno en la Generalitat de Catalunya, un nuevo gobierno que permita sacarnos de encima el artículo 155, y nos devuelva a la normalidad, que pueda negociar junto a las demás autonomías un buen acuerdo financiero, que permita de una vez por todas el suficiente desahogo, para una gestión normal.

Espero también, que o bien por la corrupción del partido popular, o por el hartazgo de muchos españoles, que haya un relevo en el gobierno estatal y una nueva fuerza, con capacidad de diálogo, pueda sentar las bases para un solución duradera en el tiempo del problema en Cataluña, cuestión que como se ha demostrado reiteradamente no pueden llegar a alcanzar, mientras el poder en ambos lados esté en manos de nacionalistas.

domingo, 22 de abril de 2018

TRAMPAS SADUCEAS


Los saduceos, en tiempos de Jesucristo,  eran de una secta judía que le plantearon, al Mesías, una serie de preguntas,  más o menos capciosas esperando que sus repuestas fueran los suficientemente ambiguas, con el fin de meterle en un compromiso; Como por ejemplo, aquello de si era lícito, pagar los impuestos al Cesar Romano, la de si debería o no lapidarse a una mujer adúltera, siguiendo la ley de Moisés o aquella de que si una mujer había tenido siete maridos, cuál de ellos sería el válido en el otro mundo.

El pasado viernes día 13 de abril, asistí a una mesa redonda sobre el tema de pensiones donde tres parlamentarios, representando a tres fuerzas políticas dispares, Ciudadanos, (C’s) Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)  hicieron sus propuestas sobre el tema de las Pensiones. Sorprendentemente, al menos para mí, el PSC y ERC, evidenciaron grandes coincidencias en sus propuestas, tanto en la de buscar soluciones al problema, no recortando prestaciones sino mejorando los ingresos, como en la necesidad de aumentar la cuantía mínima de las pensiones con el fin de dignificarlas, todo ello en el marco del Pacto de Toledo.

Por otra parte Ciudadanos, fiel a su ideología liberal, si bien se declaró un firme defensor de un sistema de pensiones públicas, discrepaba de los otros dos en cuestiones como basar la cuantía anual de las pensiones, no al IPC, como se reclama desde la calle, sino sobre el aumento del PIB, que según ellos representa el incremento de la riqueza del país, y lo vendía como si fuera un reparto equitativo de la riqueza generada. Y aquí amigos, es que sin poderlo evitar me vino a la cabeza lo de las trampas saduceas, pues a mi entender si nunca se llegara a aplicar este sistema, que el ponente insistía es el que se utiliza en Alemania, Italia y Francia, nos encontraríamos casi con toda seguridad que la pérdida de poder adquisitivo de nuestros pensionistas, sería una norma año a año, pues el PIB, nunca sube al mismo ritmo que el IPC, o sea la inflación y mucho más en nuestro país, como se puede comprobar echando una simple ojeada a los datos históricos incluso de las mejores épocas.

Otras cuestiones que C’s planteó en la reunión y que motivaron la ira de alguno de los asistentes más radicales, fueron, la defensa numantina que hizo de la propuesta del partido Popular, de suprimir la cotización por IRPF, a las rentas inferiores a los 18.000 €, en lugar de los 12.000 € que hasta hoy es vigente. Otra trampa saducea, que si bien a un número de jubilados les puede permitir, tener más dinero en su bolsillo, no existe garantía ninguna de continuidad, dependiendo siempre del gobierno de turno, además de mantener el principio neoliberal por excelencia de unos bajos impuestos y en contrapartida nulos servicios sociales, todo privatizado y quien quiera un servicio, aunque se de primera necesidad se lo pague.

Por el contrario, los otros ponentes. PSC y ERC, que como he dicho antes se mostraron muy de acuerdo con el tema que nos ocupa y en particular Raul Moreno del PSC, expusieron con claridad meridiana un proyecto, de clara ideología socialdemócrata, donde se apuntaban unas pensiones mínimas, de 1.000 a 1.200 €, revalorizar cada año todas las pensiones, de acuerdo con el IPC, restructuración del sistema financiero, por el que se resitue el gasto ordinario de administración del ministerio y los departamentos de la Seguridad Social, en los Presupuestos Generales del estado, sacándolos de la cotizaciones a la seguridad Social, como están ahora, para dejar estas exclusivamente al pago de pensiones; y buscar un acuerdo en el marco del Pacto de Toledo, actuando siempre sobre los ingresos y nunca recortando prestaciones, que garantice el futuro del sistema de reparto de las pensiones.

No nos dejemos engañar, amigos, el Partido Popular y Ciudadanos,  ideológicamente liberales, no son partidarios de una sistema público de pensiones, de carácter universal, aunque ellos afirme que si lo son, no pretenden llegar más allá de un servicio asistencial, para los marginados de la sociedad, al estilo estadounidense. Para ello no van a dudar en el más puro estilo saduceo, intentar convencer a la sociedad que el sistema de reparto, es del todo insostenible, y que la iniciativa privada es la única solución, para la gran mayoría social.

Los actuales pensionistas, nos ganamos el derecho a una pensión pública digna y suficiente para cubrir nuestras necesidades cuando cotizamos para pagar las pensiones de los que nos precedieron, al igual que hoy lo están haciendo nuestros jóvenes, que en unas muy difíciles condiciones, que por cierto el estado debería preocuparse de mejorar, están ganándose a pulso este mismo derecho en un futuro más o menos cercano.

Para terminar, esta reflexión les diré, que lo que más claro nos quedó a una buena parte de los que asistimos al acto de referencia, és que no es conveniente de ninguna manera votar a la derecha neoliberal (PP y C’s) que no debería repetir gobierno de ninguna de las maneras; pues solo la izquierda está demostrando tener las ideas suficientemente claras para conseguir un sistema público de pensiones, justo y con garantías de futuro.

domingo, 15 de abril de 2018

LA INEXPLICABLE POSICIÓN DE LOS SINDICATOS EN CATALUÑA.


 
Hay cosas que me superan y en verdad les digo que el pacto que las directivas de los principales sindicatos CCOO y UGT, han  hecho con el President del Parlament  Roger Torrent, adhiriéndose al “Espai Democràcia i Convivencia", que este señor impulsa para intentar dar una última oportunidad al independentismo y al que ha conseguido añadir a los ambiguos Comuns, la marca catalana de Podemos, es  una de ellas.

Yo que siempre había estado convencido, que tanto CCOO como UGT, eran sindicatos de clase, defensores de los derechos de los trabajadores, ahora me doy cuenta que se han dejado infiltrar por elementos nacionalistas, al menos en Cataluña, que les han desviado totalmente de sus principios fundamentales y que pretenden manejarlos a su antojo. Lo que me extraña, es que en los comités nacionales de estas centrales sindicales no haya estallado la revolución que impida a las organizaciones en Cataluña seguir con un disparate que les puede costar su desaparición como entidad. Me informan que en ambas centrales, el número de bajas, empieza a ser importante, bajas que a todas luces van a ser de difícil recuperación, por el hecho que ha venido a representar la excusa perfecta a unos militantes que ya llevan tiempo aguantando errores inexplicables en la dirección de las centrales, en la autonomía catalana.

Es bien claro que las grandes centrales sindicales, UGT y CCOO, al igual que la izquierda democrática, en los últimos años han acumulado errores de bulto, que les han llevado a un aparente aburguesamiento y a olvidarse de la necesidad imperiosa de seguir analizando la realidad día a día, con el fin de adaptar las estrategias a las nuevas condiciones de la lucha de clases, (que por cierto, por mucho que se empeñen desde la derecha en decir que es cosa del pasado, sigue siendo una realidad). Quizás cuando la derecha con el fin de paliar el desastre de final de la segunda guerra mundial en Europa y emprender la reconstrucción, se decidió a colaborar con la socialdemocracia, en la consecución del “Estado del Bienestar”, hizo creer a algunos que ya se habían conseguido los objetivos y que las clases trabajadoras, o sea los asalariados europeos ya tenían el futuro asegurado y podían abandonar cualquier tipo de lucha, para dedicarse a disfrutar de lo conseguido; y desde esta posición, les pasó desapercibida la contrarrevolución neoconservadora iniciada por Ronald Reegan y Margaret Tatcher, por la que la derecha, volvía a sacar sus garras , para recuperar lo que habían cedido en los últimos años y volver a una sociedad completamente desigual que es lo que más favorece a sus intereses.

A sindicatos y partidos políticos la contrarrevolución les pilló con la guardia bajada  y cuando como consecuencia de ella estalla la crisis económica en 2007, no acertan a la claridad de ideas necesaria para proponer soluciones verdaderamente de izquierdas para salir del marasmo, hasta el punto que los acontecimientos les desbordan, con la consecuente pérdida de credibilidad electoral los partidos y un goteo de bajas en la militancia en los sindicatos.

Quizás sea por esta posición de debilidad sindical en España, que el movimiento independentista, en particular desde ERC, ven su oportunidad para infiltrarse en él y usarlos como herramienta para sus fines nacionalistas y disgregadores de la sociedad catalana, tanto es así, que en caso de UGT consiguen incluso la Secretaria General, (Camil Ros, es un destacado militante de ERC); con todo, este sector en el mundo sindical y por lo que respecta a las Federaciones Catalanas de CCOO y UGT, la proporción de independentistas, o quizás mejor decir de votantes de partidos independentistas, es tan solo del 25%, cuestión que ha obligado a las direcciones de ambos sindicatos,  a firmar el apoyo a la iniciativa de Roger Torrent, sin consultar ni tan solo a los primeros secretarios de las federaciones comarcales, por miedo a que les fuera vetada..

Espero y deseo, que el 75% de la militancia sepa reaccionar y que pare la sangría de bajas, que en un principio ha provocado la decisión de sus líderes y reconduzcan la situación en el más breve plazo posible, cambiando las cúpulas si es necesario.

Espero y deseo, que el resto de sindicalistas de fuera de Cataluña, ayuden a esta mayoría de militantes en su cometido, y aunque en el caso de UGT, su secretario general Jose Maria Alvarez, (muy cercano a las posiciones del PDECAT), haya defendido públicamente la decisión, insten a regresar a las posiciones transversales de defensa de los intereses de clase.

En fin, espero y deseo, que lo ocurrido estos días en Cataluña, sirva de revulsivo y estímulo a CCOO y UGT, para que de una vez se replanteen, su papel, en la sociedad cambiante del siglo XXI, y sepan adecuar sus estrategias a las nuevas condiciones, sin olvidar a quien deben defender, que no son otros que los intereses de todos los asalariados independientemente de las creencias ideológicas de cada uno.

domingo, 8 de abril de 2018

DE LA REVOLUCIÓN DE LAS SONRISAS A LA KALE BORROKA


 
El procés independentista en Cataluña, que empezó como la Revolución de las sonrisas, está acabando de una manera bien distinta, cuando el lenguaje belicista se está instalando y los desordenes callejeros y los enfrentamientos con la policía están en el orden del día. De hecho, el nacionalismo catalán está mostrando su verdadera cara y somos muchos, los que vemos ya muy cerca  el día en que alguien va a emitir la proclama  ¡ A LES ARMES CATALANS!

Me preocupa la inconsciencia del flamante president del Parlament Roger Torrent, por cuanto, cuando más conviene poner bálsamo a la tirante situación que se ha provocado, después de la detención de los imputados por el caso del 1 de Octubre ¿Cómo se le ocurre a este Señor, promover un Frente de resistencia contra el estado español? Y lo más sorprendente, ¿Cómo a conseguido convencer a los ambiguos Comuns de Ada Colau y Xavier Domenech, A UGT y a CCOO, para que se adhieran a la causa?  

Hasta la detención de Puigdemont, y la suspensión de la libertad bajo fianza del resto de imputados por el 1-O, las ansias de violencia de ciertos grupos extremistas fue frenada en cierta manera por los líderes independentistas, para no complicar la situación judicial de los procesados y evitar que la acusación de rebelión pudiera tener argumento de utilización de la violencia, pero parece que ahora, ya no importa esto, y los llamados CDR. Comité de Defensa de la Republica, parecen haber obtenido Patente de Corso para organizar una especie de sublevación callejera, ensayo quizás de algo de mayor envergadura, de aquí a poco tiempo. El convencimiento que la independencia de Cataluña no va a lograrse por métodos pacíficos, y que será necesario el enfrentamiento puro y duro con el estado español, para conseguir el objetivo, es una idea que empieza a asentarse en buena parte de la comunidad independentista. Conocidos míos, antaño izquierdistas convencidos y hoy entregados en cuerpo y alma a la causa independentista, hablan de la necesidad de poner muertos encima la mesa y de sacrificios en la generación actual, para que nuestros nietos disfruten de una Catalunya como estado del mundo.

Hoy algunos se sorprenden de esta evolución, pero si lo pensamos un poco, nos daremos cuenta que el nacionalismo en sí, es siempre confrontador y si repasamos la historia, casi siempre las confrontaciones nacionalistas han acabado de forma violenta. ¿Me pueden decir Vds. alguna nación que no haya tenido su guerra de la independencia? Por otra parte, tampoco debemos olvidar que los nacionalismos, llevados a un extremo han degenerado en fascismos, como en Italia, Alemania, o España en los años treinta del pasado siglo XX..

En España, y durante 50 penosos años, entre 1961 y el 2011, tuvimos que soportar el nacionalismo violento en el País Vasco, que solo pudimos vencer mediante la unión de todos los demócratas, hasta conseguir aislarles políticamente y dejarles sin soporte popular ninguno. No repitamos de nuevo el problema ahora en Cataluña; antes que a ningún loco se le ocurra promover su propia guerra de la independencia, a partir de los CDR, los demócratas deberíamos unirnos sin exclusión de ideología o pensamiento; nacionalistas catalanes, federalistas y nacionalistas españoles, buscando lo que tenemos en común y obviando lo que nos separa, para evitar que todos estos que intentan imponer su soberana voluntad por encima de todos los demás, sean aislados y privados de cualquier apoyo popular. No debemos repetir nunca más un error como el que se cometió en Euskadi.

La propuesta de Miquel Iceta de un Gobierno de Concentración en estos momentos en que por la matemática electoral, y las circunstancias judiciales a ninguna de las partes les es factible promover una Presidente de la Generalitat  y formar un gobierno estable, es a mi entender la más acertada y fácilmente comprensible para todos aquellos que desde la democracia proclaman su amor para este país llamado Cataluña; y que no dudo sería aceptada por todas las opciones políticas españolas, si todas las fuerzas que pintan algo en Cataluña lo aceptan.

Hay que evitar el desastre como sea, y de forma inmediata, Cataluña ya ha perdido demasiado, por culpa de una inestabilidad que nunca se debería haber causado, no conseguimos la Agencia Europea del medicamento, ahora hemos perdido la Barcelona World Race, mas de 3.000 empresas han sacado su sede social de Cataluña, y tenemos una sociedad completamente fracturada incluso a nivel familiar y nos hemos situado en la pendiente que nos va a deslizar directamente a una situación de violencia. Por favor, reaccionemos todos, no permitamos que un desastre como el ocurrido en el Pais Vasco, nos destroce una generación entera de catalanes.