martes, 13 de diciembre de 2011

EN LA PENDIENTE HACIA EL DESASTRE


La victoria de Rajoy, el representante de la derecha más cavernícola de la Europa occidental, este personaje al que ya antes de su toma de posesión, se le están poniendo al descubierto, no solo las flagrantes mentiras de su campaña electoral, si no su incapacidad de encontrar soluciones reales que devuelvan a España a una situación de crecimiento económico y parar esta sangría de una tasa de paro desorbitada, me parece uno de los últimos estertores de una derecha decrepita, que en todo el planeta está en franco declive, cuando los ciudadanos, en primer lugar, y en segundo la mayoría de empresas, con excepción de la grandes corporaciones y los especuladores, empiezan a darse cuenta, que las políticas que los ultraliberales Merkel y Sarkozy han promovido, como salida del marasmo, han resultado del todo inútiles, y más bien han provocado el efecto contrario, situando a la UE, al borde del abismo de una nueva recesión, dos años después que se consiguiera salir de ella .

Doña Ángela Merkel, en base a un nacionalismo germánico que todos creíamos enterrado, después de la segunda guerra mundial, esta situando a Alemania al nivel de país temido, que no respetado, en la mentalidad del resto de los países europeos. ¿Cómo se atreve a tildar de vagos a la Europa Meridional? ¿Con que derecho critica a España, que mantiene una deuda pública notablemente inferior, a la Alemana no solo en valor absoluto, sino también en porcentaje? I finalmente ¿Cómo se atreve a situarse como la líder absoluta de la Unión, cuando el crecimiento de su país, es prácticamente nulo, y los expertos prevén que entre en recesión en los próximos trimestres.

La UE, fue posible a partir de los valores de la socialdemocracia, unos valores que en ciertos tiempos eran compartidos por los demócratas cristianos, como Konrad Adenauer, y más recientemente Helmuth Khol, todos ellos líderes del mismo partido que hoy encabeza Doña Ángela; este último desde su retiro, es especialmente crítico con su sucesora, a quien acusa de estar cegada por un ultra nacionalismo destructor.

Por otra parte, un flaco favor está haciendo doña Ángela, a la economía alemana cuando esta depende en gran parte de las exportaciones a estos países meridionales a los que con la imposición de medidas restrictivas severas, ella misma les cierra su capacidad de compra de bienes. ¿No es esto tirar piedras al propio tejado?

Tampoco parece que los líderes europeos quieran darse cuenta que los ataques al Euro, no son más que una defensa del imperio dólar en pro de su supervivencia, que han visto gravemente amenazada cuando los países llamados emergentes como China, empezaron a diversificar sus reservas, antes solo en dólares, introduciendo la moneda europea, cuestión que deja al descubierto el respaldo del dólar, que desde la administración Nixon dejó de estar garantizado por el oro de Fort Nox, para ser considerado como la única moneda para las transacciones en el mundo del petróleo. Cuando se empieza a aceptar el euro como moneda con capacidad para la compra de crudo y sus derivados, el llamado petrodólar queda, como diríamos vulgarmente “con el culo al aire”.

La última cumbre se ha saldado con un estrepitoso fracaso, cuando el enfrentamiento entre los dos nacionalismos más potentes, el Germano y el Británico, se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de una ruptura, cuestión que junto a la intransigencia de Merkel, en el tema de los eurobonos, no hace más que encabritar a los mercados, dándoles gasolina para seguir en su lucha, contra la Unión y la moneda única europea.

Menos mal que pronto, Sarkozy, va a desaparecer de la primera plana política, y que su más probable substituto, el socialista Hollande, tiene las ideas muy claras, que para ganar la guerra, hacen falta menos nacionalismo y más Europa, menos egoísmo y más solidaridad. Que solo en base al control de los especuladores con la imposición de tasas para sus operaciones y desde organizaciones potentes como puede ser la UE, se podrá poner coto al desmadre que nos están provocando. Esperemos y confiemos, que los alemanes empiecen a ver claro y dejen de lado los sueños imperialistas que Doña Ángela parece fomentarles día a día y que el viejo continente se sitúe de nuevo, en el centro de la democracia y la civilización. Los europeos del norte y del sur lo merecemos.

lunes, 5 de diciembre de 2011

HOY LOS LLAMAN TECNÓCRATAS


Muchos expertos consideran que un paralelismo de la actual crisis hay que buscarlo en la de los años treinta del pasado siglo XX, aquella que se inició con el crac bursátil en Wall Street el 24 de octubre de 1929, y que con una inusitada rapidez cruzó el charco, contaminando a toda Europa occidental. Si están en lo cierto, quizás habría que encontrar un paralelismo, entre el advenimiento de poderes autocráticos en Italia Alemania y España en los años treinta, y los gobiernos no democráticos que los llamados mercados han impuesto a Italia y Grecia.

No quiero decir ni mucho menos, que el griego Lukas Papademos o el Italiano Mario Monti, sean los actuales Hitler i Mussolini, si no que los que antes llamábamos poderes fácticos y hoy denominamos mercados, consideraron y consideran en determinadas circunstancias, que para solucionar sus problemas lo mejor es orillar la democracia, y designar un gobernante a dedo que pueda imponer con autoridad suficiente sacrificios a los más débiles a fin que ellos puedan seguir gozando de privilegios.

En España, el 13 de septiembre de 1921, con la anuencia del jefe del estado el monarca Alfonso XIII, el general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, asume el poder, con una proclama cuyo párrafo inicial es el siguiente:

“ESPAÑOLES: Ha llegado para nosotros el momento más temido que esperado (porque hubiéramos querido vivir siempre en la legalidad y que ella rigiera sin interrupción la vida española) de recoger las ansias, de atender el clamoroso requerimiento de cuantos, amando la patria, no ven para ella otra solución que libertarla de "los profesionales de la política, de los hombres que por una u otra razón nos ofrecen un cuadro de desdichas e inmoralidades que empezaron en el 98 y amenazan a España con un próximo fin trágico y deshonroso”

¿No le encuentran cierto parecido con la cancioncilla que doña Ángela y Don Nicolás están predicando hoy en día para justificar los cambios de gobierno, llamémosles “ademocráticos” en Grecia e Italia?

De un tiempo a esta parte, la asociación de política con corrupción, viene siendo habitual, demasiado habitual diría yo, en nuestro país, y no niego con ello que haya habido y haya en la actualidad graves casos que afectan a altos cargos de los estamentos de poder en España, y que las buenas intenciones manifestadas por algunas formaciones políticas a la hora de la verdad caen en saco roto, aunque si observamos con un poco de detenimiento deberemos reconocer que por el lado izquierdo de la ideología, se está haciendo muchísimo más esfuerzo que por el lado derecho, al que parece ya va bien el desprestigio de la clase política, aunque este es otro tema que trataré en un próximo articulo.

En el año 1921, una tremenda crisis se abatía sobre España, consecuencia de la pérdida del mercado, que la neutralidad en la primera guerra mundial había procurado; ocasión que no supo aprovechar la clase empresarial de nuestro país, para invertir en la modernización de sus industrias, para hacerlas más competitivas, acabando como siempre pretendiendo cargar en exclusiva, sobre los hombros de la clase obrera, el peso de la crisis. Mas o menos como hoy, donde la clase empresarial española, tampoco ha sabido aprovechar los beneficios que les ha procurado, los años de especulación desmesurada, para reinvertir y competitivizar sus industrias, si no que se ha dedicado a la dolce vita, y ahora al igual que entonces pretenden engañarnos, diciendo a los trabajadores que debemos cargar con la losa por haber vivido por encima de nuestras posibilidades, vaya por Diós!!!.

Pienso que la gran diferencia, entre una época y la otra, salvando las distancias, estriba en que antaño los llamaban dictadores y hoy los llaman tecnócratas.

lunes, 28 de noviembre de 2011

QUIZÁS SOY DURO DE MOLLERA


Cuando escribo estas líneas, ya ha pasado una semana de las elecciones generales en España, un tiempo más que suficiente para que una persona como yo, después de una cuidada reflexión, pueda llegar a entender las razones que han llevado a una buena parte del pueblo español a votar al partido de la derecha más intransigente de Europa, que encabeza Mariano Rajoy, o a quedarse en casa, que para el caso viene a ser lo mismo, en cuanto al resultado; sin embargo debo ser muy duro de mollera, cuando siguen en mi cabeza abiertos, todos los mismos interrogantes que se suscitaron la noche del 20N cuando en las cadenas televisivas de nuestro país, veíamos como la piel de toro se tiñó de azul.

No puedo encontrar explicación alguna, a que el pueblo español haya optado por elegir por mayoría absoluta a un partido inmerso totalmente en gravísimos casos de corrupción, que tan solo un poder judicial, en extremo tolerante con los delitos que cometen los ideológicamente afines a la derecha, consigue aplazar juicios hasta después de los comicios, sustrayendo de hecho una importante información a los ciudadanos. Un partido que en el tiempo en que ha ejercido de oposición, se ha mostrado incapaz de echar una mano en los graves problemas con los que ha tenido que lidiar el gobierno socialista; el terrorismo por ejemplo, cuando Mariano y todos los medios de comunicación a su servicio, clamaban contra el dialogo que Zapatero mantenía con la banda terrorista, en el período que esta declaró una tregua unilateral, cuestión que a posteriori se demostrado clave para debilitar el apoyo social a la banda, y conseguir en combinación con el acoso policial, que el pasado mes de Octubre los encapuchados anunciaran el fin de la violencia. ¿Es que nadie recuerda que la posición de Rajoy y los suyos, estuvo a punto de mandar al traste todo este proceso?

El tema de la cohesión es otro de los puntos neurálgicos que no me permiten entender el comportamiento del elector español en estos comicios, en particular cuando recuerdo el ensañamiento de los altos dirigentes populares en contra del nuevo estatuto de autonomía de Cataluña, en un claro intento de enfrentar a los ciudadanos de esta comunidad con el resto de España, se dedicaron a montar mesas para solicitar la firma diciendo con toda claridad en contra de Cataluña; o la flagrante mentira de unas cuñas de radio emitidas en Andalucía, donde se decía que en Cataluña se perseguía a los hablantes en castellano, cuando todo el mundo que mínimamente conoce esta parte noreste de España, sabe que no es verdad. ¿Piensan la mayoría de españoles que es mejor vivir en permanente confrontación que no construir el futuro remando todos en una misma dirección?

Finalmente, reconozco ser un gran duro de mollera, al no entender como después de un proceso limpiamente democrático, pueden gobernar este país, unos dirigentes que se han pasado los últimos tres años socavando internacionalmente la confianza en nuestra economía y solvencia, mediante declaraciones falsas de contenido, que han sembrado la duda en aquellos que desde todos los confines del planeta pueden ayudar a la imprescindible financiación. Tampoco puedo entender como se otorga confianza en quien, cuando gobernó, fue el directo responsable, siguiendo las directrices de la patronal más especuladora de Europa, de una burbuja inmobiliaria el estallido de la cual, situó de golpe y porrazo directamente a 2 millones de persones en la listas de desempleados; además de demostrarnos de manera fehaciente, en todos los lugares donde ostentan poder, que sus soluciones pasan inevitablemente por cargar sobre las espaldas de las clases medias y bajas los costes del marasmo donde nos han metido, desmontado claramente el Estado del Bienestar.

La experiencia me ha demostrado que, aunque alguien diga lo contrario, la Izquierda y la Derecha siguen existiendo ideológicamente hablado, y que los partidos de Izquierda, aunque algunas veces se equivocan, siempre defienden los intereses de las clases medias y bajas, que finalmente constituyen la gran mayoría de ciudadanos, contrariamente a la derecha que se preocupa por los intereses de los más poderosos, aunque algunas veces como es el caso, consigue engañar a la mayoría, con el señuelo de la posibilidad de acceder a una clase superior.

Malos tiempos se nos avecinan en nuestro país, cuyos ciudadanos se verán obligados a salir a la calle en defensa de sus mínimos derechos elementales, si una especie de milagro no lo remedia.

martes, 15 de noviembre de 2011

UNA SEMANA DE CAMPAÑA Y LAS TORNAS HAN CAMBIADO


Quizás porque el televisivo debate Rubalcaba Rajoy del pasado lunes día 7 ha representado un cierto punto de inflexión, o porque los acontecimientos en Europa estos últimos días, (Grecia e Italia), han removido conciencias. A mi modo de ver, lo cierto es que del desinterés generalizado, del dar el resultado ya dictado por anticipado, y concentrar las dudas entre si Rajoy obtendría o no la mayoría absoluta, hemos pasado a un, queda partido por jugar y las sorpresa aún puede darse.

Si bien una buena parte de los medios de comunicación dieron a Rajoy como ganador del debate por la mínima, la percepción de muchos ciudadanos de a pié, entre los que me incluyo, fue precisamente la contraria, Rubalcaba goleó a un Rajoy que en ningún momento fue capaz de salir de su área.

Leyendo para no equivocarse, el candidato de la derecha no supo en ningún momento impedir que el socialista colocara su mensaje de un concreto programa que nos ha de permitir salir incluso más fortalecidos de la crisis económica.

Doce millones de personas vieron el cara cara, que estoy seguro convendrán conmigo, en que la imagen de Rajoy en algunos momentos resultaba patética, en particular cuando el socialista ponía en evidencia la in concreción de sus propuestas y ponía sobre la mesa la realidad de su significado. Rebaja en las prestaciones de desempleo, desmontaje del sistema público de sanidad y educación desde las administraciones autonómicas competentes en la materia, revisión del sistema de pensiones cada dos años, cuestión que lleva implícita una rebaja directa o indirecta de las mismas. Por cierto, después que en el debate Don Mariano se desgañitara, diciendo que el no congelaría las pensiones, dos días más tarde en una entrevista en el diario La Razón, manifestaba que no seria de su agrado, tener que rebajar las pensiones; o sea que de ninguna de las maneras descarta esta posibilidad.

También deberán convenir conmigo, una buena parte de los 12 millones de personas que vieron el debate que en ningún momento se pudo aclarar una sola propuesta concreta del programa popular, a parte de las dos o tres que el candidato Rubalcaba señaló, y donde el candidato popular puso cara de asombro, demostrando fehacientemente que no sabia ni su propio programa y mucho menos el trasfondo de algunas de la inconcretas propuestas. Tan solo la perogrullada que para salir de la crisis es necesaria la creación de empleo y situarnos en posición de crecimiento económico, que además dejó ahí, sin concretar la más mínima razón de cómo pensaba hacerlo, fue la única cosa positiva que puso sobre la mesa.

La audiencia pudo comprobar de primera mano, como la falta de propuestas, o como muchos pensamos, que la impopularidad de las mismas son las que le impiden detallarlas con claridad, condujeron al candidato derechista al terreno de descalificar al adversario, como si fuera el único i directo responsable de la crisis económica en nuestro país, lo que dio oportunidad al socialista Alfredo Pérez Rubalcaba de situar al Partido Popular, con la promulgación de la ley del suelo en los 8 años de Aznarato, como responsable de la creación de una inmensa burbuja inmobiliaria, el estallido de la cual aumentó en más de dos millones las listas de desempleados en nuestro país; además de poder justificar como muy bien hizo Rubalcaba, las medidas que el actual gobierno socialista se ha visto obligado a tomar.

El pasado fin de semana, o sea cinco días después del debate, las encuestas y los opinadotes mediáticos, siguen pronosticando la victoria del PP por mayoría absoluta, aunque yo, y otros muchos, empezamos a intuir un cierto cambio en las tornas, y que el resultado va a ser muy, pero que muy ajustado, cuando muchos de los llamados indecisos y otros ya decididos, empiezan a darse cuenta que la base que predica Rajoy, que con un simple cambio de caras se restablece la confianza de los mercados, está resultando fallida; pues si en Grecia e Italia, ni con gobiernos no electos, con mandatarios del pleno agrado de los mercados, logran que la prima de riesgo baje lo más mínimo, como va a bajar la prima en España con mariano al frente?

Nada amigos, el próximo domingo, por el bien de España, y de cada uno de la inmensa mayoría de españoles que nos cuesta llegar a fin de mes votemos todos por Alfredo Pérez Rubalcaba, el de las ideas claras y que hasta hoy no nos ha engañado.

lunes, 7 de noviembre de 2011

AL INICIO DE LA CAMPAÑA


La campaña electoral que nos debe conducir a la elección del gobierno del país para los próximos cuatro años, ha arrancado, a mi entender, con mucho menos brío del que cabria esperar de las especiales circunstancias planetarias en que se está desarrollando. Un partido, el de derechas, al que todo las encuestas le vaticinan un aplastante triunfo, se permite el lujo de no hacer ninguna propuesta en concreto, limitándose tan solo a atacar la labor de gobierno del Partido Socialista, al que responsabilizan de todo lo malo que ocurre obviando las causas, además de lo poco bueno que le pueda reportar algún mérito.

Es así que oyendo los primeros discursos de Rajoy y sus muchachos podría parecer que el PSOE es el responsable de la burbuja inmobiliaria, el estallido de la cual es la causa directa un incremento de más de 2.000.000 de demandantes de empleo; sin abrir boca para nada de la ley del suelo, promulgada en los 8 años de “Aznarato”, y que todos los expertos la consideran clave de la especulación más salvaje que ha vivido nuestro país en toda su historia. ¿Se acuerdan Vds, cuando Aznar y los responsables económicos de su gobierno, nos garantizaban que con esta nueva ley las viviendas bajarían de precio hasta ser asequibles a todo el mundo? ¿Recuerdan que el resultado fue todo lo contrario al que se predecía y que para disimularlo alargaron hasta límites insospechados los plazos de hipotecas, a fin de mantener el mercado? ¿No les parece a Vds. que lo único que se consiguió con ello fue repartir la deuda creada entre muchísimos españolitos de a pié, a los que ni tan solo la vivienda que aportaban era garantía suficiente del crédito concedido? ¿Dónde están los dineros que han generado ésta importante deuda particular de los españoles, si no en los bolsillos de unos cuantos responsables de la monumental estafa?

En Islandia, y salvando todas las distancias, sucedió algo parecido, unos cuantos banqueros se enriquecieron a costa de una población a la que engañaron vilmente, haciéndole creer que al margen de la producción de bienes y servicios se podía obtener beneficios, moviendo dinero de un lado para otro como si de un casino se tratara. Hoy en aquel país de hielo y volcanes, el presidente del gobierno en aquella época y un buen número de banqueros se enfrentan a procesos judiciales, y un nuevo ejecutivo de talante socialdemócrata intenta aglutinar los esfuerzos de la ciudadanía para salir del marasmo.

¿Como se puede entender que en España, los que urdieron la trama, figuren hoy como favoritos a gobernar los próximos 4 años?

Al PSOE que los últimos cuatro años ha recibido palos por todas partes, de dentro y de fuera de su formación, ha empezado la campaña como anonadado, y con una militancia muy poco enfervorizada. Pocas propuestas se oyen por boca de sus líderes, que se limitan a señalar las grandes catástrofes que se nos vienen encima, con un gobierno de la derecha mas cavernícola de las que existen en el panorama europeo. Tan solo el candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, parece decidido a apuntar, la necesidad de un cambio de estrategia a nivel europeo, a la que hasta hoy se ha empleado para salir de la crisis, y así le hemos oído decir que no basta con la austeridad y los recortes para controlar el déficit, si no que es necesario invertir para promover el crecimiento económico.

Ahora tan solo falta que desde las filas socialistas y con referencia a nuestro país, se nos concrete que medidas se piensan tomar para promover este crecimiento, al margen del sector inmobiliario claro; si les parece bien la promoción de la llamada economía social, (SAL, Cooperativas, etc). Como se va a reformar el sector financiero en profundidad y si cuentan con la necesidad que el sector público, participe de este negocio, no tan solo como productor de beneficios si no como control del sector privado.

La próxima semana, pasado ya el ecuador de la campaña, voy a proponerles una nueva reflexión sobre este tema; ojala podamos conocer entonces propuestas serias por parte de la izquierda que no olvidemos es la única que nos puede liderar los imprescindibles esfuerzos que deberemos hacer todos para salir del marasmo.

martes, 1 de noviembre de 2011

¿ESTAMOS TODOS SATISFECHOS CON EL FIN DE ETA?


En la tarde del pasado 20 de Octubre, cuando se difundió la noticia del comunicado, en el que la banda terrorista ETA anunciaba el fin de sus acciones armadas; el paso inicial que indefectiblemente va a comportar su disolución como organización, tras oír las primeras reacciones de los diversos partidos políticos democráticos, y los que no lo son tanto, así como las organizaciones que les son afines, me vino a la cabeza, un articulo del que no recuerdo su autor, publicado en los años de la transición democrática, cuando la banda se encontraba en plena orgia asesina, en el que se señalaba que la pretensión inmediata de los ideólogos del terrorismo era provocar una involución en el proceso democrático que se iniciaba, pues consideraban que el apoyo popular a su organización, imprescindible para la subsistencia, solo se mantendría en un régimen de represión y falta de libertades. El articulista argumentaba la afirmación, por el hecho que los atentados mortales, iban dirigidos a las fuerzas de seguridad del estado en especial, el Ejército y la Guardia Civil, cuerpos en aquellos tiempos de dudosa credibilidad democrática, por cuanto una buena parte de sus mandos, veteranos de la guerra civil, cuatro días antes figuraban en el más alto staff del régimen franquista. Era por tanto lógico pensar que una serie de ataques directos a estos mandos, acabaran por provocar una reacción que interrumpiera el proceso y así ETA pudiera contar con un enemigo bien claro al que hacer frente, cortando de raíz la disidencia que ya se empezaba a producir en sus propias filas, y dejando bien claro a quienes les apoyaban que la transición a la democracia era una falsedad que solo pretendía perpetuar la dictadura, aunque con otra apariencia.

De hecho hemos de admitir, que casi consiguen su objetivo, cuando unos años más tarde, concretamente el 23 de febrero de 1981, secuestrando el Congreso de los Diputados, sacando los tanques a la calle en Valencia y Madrid, un grupo de Oficiales y Guardias Civiles, pretendían acabar con la democracia a tiros, con la excusa del manido España se rompe, aunque verdaderamente lo que los golpistas esperaban atraer mandos militares a su causa, a través del disgusto de algunos de ellos por las continuas bajas que la banda procuraba al estamento militar.

Creo que hoy, si analizamos la reacciones de la derecha ante el anuncio del la banda terrorista del pasado 20 de octubre, observaremos algo parecido a lo de entonces, aunque en sentido contrario. Las primeras declaraciones de Esperanza Aguirre, Mayor Oreja, Gonzalez Pons y el propio Aznar, en el sentido que el anuncio no merecía credibilidad, que hasta que ETA no entregara las armas y pidiera perdón a las víctimas no había cambiado nada, deja entender que para ellos el anuncio era una mala noticia, pues a su modo de ver, la ausencia de violencia convierte a su acérrimo enemigo, al que se puede excluir de las instituciones democráticas, en un adversario como todos los demás partidos, que cuenta con un considerable apoyo a nivel ciudadano, como se pudo comprobar en las últimas elecciones municipales.

De hecho esta postura no es nueva en el Partido Popular, pues incluso en los tiempos del gobierno de D. José María Aznar, cuando ETA era el Movimiento de Liberación Vasco, Mayor Oreja, ya incitaba a no conseguir ningún tipo de acuerdo que pusiera fin a la violencia, del mismo modo que durante el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, desde las filas populares y con todos los medios de comunicación a su alcance, han torpedeado la política antiterrorista gubernamental. No debemos olvidar que de entrada los populares se negaron a aceptar que el gobierno marcara las líneas de la política antiterrorista, tal y como mandan los cánones del Pacto Antiterrorista que ambos partidos habían firmado anteriormente. No olvidemos tampoco, que se empeñaron en negar la evidencia del atentado islamista del 11 M queriéndolo atribuir a ETA.

Otros que también temen quedarse “out side” es la derecha nacionalista vasca, el PNV que han optado por pisar el acelerador, pidiendo, el inmediato acercamiento de los presos, medidas de gracia, e incluso elecciones autonómicas anticipadas, dando al comunicado una sobrevaloración que sin lugar a dudas no tiene.

Tan solo Rajoy, en el panorama de la derecha, en estos días ha sabido conservar el temple, midiendo sus declaraciones al milímetro, no sea el caso que un desliz le haga perder más votos de los estrictamente imprescindibles que la decisión de la banda y la innegable atribución de mérito al candidato socialista Rubalcaba en su época de ministro del interior a buen seguro habrá de procurarle; aunque sospecho, no deja de estar muy de acuerdo con los que sus aláteres están predicando.

Rubalcaba y Zapatero que al fin y al cabo son quienes más méritos acumulan en la derrota de la organización terrorista, son quienes menos declaraciones hacen estos días, demostrando una extraordinaria prudencia totalmente necesaria e imprescindible para que el proceso iniciado ahora tenga un final feliz. Los españoles de bien no necesitamos enemigos de este tipo para reafirmar nuestras posiciones; y si algunos partidos siguen precisando de ETA, para lograr objetivos, de tipo nacionalista vasco o español, mejor sigan en la oposición donde están ahora, no sea que con su torpeza manden al traste la gran esperanza que se ha creado.

lunes, 24 de octubre de 2011

LOS VALORES FUNDAMENTALES DEL SOCIALISMO


El ideal socialista de siempre, se ha basado en tres valores fundamentales, La Libertad, La Igualdad y La Solidaridad. Tres principios que en el transcurso de los últimos 130 años han servido de faro y guía para la estructuración de la sociedad contemporánea europea.

La Libertad, un concepto clave pilar fundamental de la democracia, sin la cual no es posible la organización de ninguna estructura social perdurable; Libertad de pensamiento e ideas, para que puestas en común y contrastadas, permitan la articulación de estructuras encaminadas a la consecución de progreso de la colectividad.

Si bien el concepto de libertad forma parte del espíritu socialista, en puntos concretos de la historia, algunos líderes, han caído en la tentación de orillarlo surgiendo conceptos como la dictadura del proletariado de nefastas consecuencias y fracasos estrepitosos. Felizmente hoy en día bien pocos se plantean un socialismo al margen de la Libertad; cuestión que contrasta con las ideologías neoliberales y neoconservadoras, que en determinadas circunstancias, son capaces de primar la seguridad por encima de la libertad, o vendernos la imagen de una falsa libertad, como la de los padres para escoger la educación de sus hijos cuando con el dinero de todos se financian escuelas de concepción integrista católica.

El concepto de Igualdad, sin embargo parece que aun sigue poco claro, al menos en un país como el nuestro, donde la tentación del nacionalismo, central o periférico lo mismo da, confunde las mentes de algunos compañeros que prefieren seguir insistiendo en buscar lo que nos separa a los diversos seres humanos por su localidad de nacimiento, en lugar de lo que nos une, como es la capacidad de realizar proyectos en común que se enriquecen a partir de la diversidad cultural.

El concepto de igualdad en el socialismo español, un país que parte de realidades culturales diversas, nos conduce inexorablemente hacia la consideración del federalismo como una buena y justa solución en la estructuración político social del estado, máxime cuando esta fórmula se antoja la más adecuada como garantía de respeto hacia las diversas realidades.

Deberíamos huir como de la peste, de la falsa igualdad que encontramos siempre en boca de la derecha reaccionaria, como por ejemplo cuando con el dinero de todos, se subvencionan escuelas de élite, o las de cierto integrismo religioso que separan los alumnos por sexos, o se financian los libros de texto de quien perfectamente puede pagarlos. Esto no es igualdad amigos, cuando resulta que unos pocos en este país, gozan de un poder adquisitivo, que le está vetado a una gran mayoría.

Finalmente el último gran principio socialista, la solidaridad es el gran responsable de la resurrección de Europa después del gran desastre de la segunda guerra mundial, fue el compartir esfuerzos y rendimientos, lo que permitió a Alemania, Francia, Holanda etc. alcanzar altos niveles en clave de gran potencia mundial. La socialdemocracia, garante de un justo reparto de la riqueza mediante el sistema de impuestos, y su consecuencia más clara el llamado estado del bienestar, ha sido el más claro ejemplo de cómo una sociedad libre, igual y solidaria puede alcanzar un alto grado de bienestar social y aquí amigos, es donde radica una buena parte del problema donde nos vemos inmersos hoy en día, por cuanto la profundización de la UE y el abandono progresivo del nacionalismo disgregador que ello comporta, empieza a representar un grave peligro para una cierta élite mundial que ve peligrar sus privilegios, en cuanto una potencia de más de 300 millones de personas, administrada en los principios socialistas, pueda competir con ellos de igual a igual.

Es a partir de aquí que uno puede entender los ataques de los mercados al Euro, y la incapacidad de los grandes dirigentes europeos actuales, encuadrados en las filas de la derecha, para conseguir sacar el viejo continente del atolladero. Pero esto és materia para otro articulo.

lunes, 10 de octubre de 2011

EDUCACIÓN Y SANIDAD LOS PRIMEROS OBJETIVOS


Si amigos, aunque parezca increíble la derecha reaccionaria de nuestro país, con la ayuda de los poderes fácticos del planeta, ha escogido dos pilares básicos de nuestro, nuevo podríamos decir, estado del bienestar como objetivos principales a abatir con el fin de mantener los privilegios de unos pocos, sobre los muchos en el conjunto de la sociedad.

Si bien en Europa, en la década de los cuarenta del pasado siglo veinte, al término de la segunda guerra mundial, se situó en la órbita de la socialdemocracia, como el mejor sistema para aunar los esfuerzo de todos en pro de la reconstrucción y el progreso, España quedó apartada por ser el único reducto europeo donde pervivía una dictadura de corte fascista, y aunque el dictador como pago a un cierto reconocimiento internacional venido de la mano de los USA en 1953, institucionalizara ciertas medidas de carácter colectivo como la Seguridad Social, no se puede hablar de políticas sociales en nuestro país hasta mucho después de la desaparición física del dictador, prácticamente hasta que el PSOE en el año 1982 asume la presidencia del gobierno consecuencia de los resultados electorales.

Es entonces donde se introducen las grandes inversiones y mejores en la Enseñanza y en la Sanidad Públicas, universalizando sus servicios a toda la población sin distinción ninguna; paralelamente y a fin de obtener los recursos necesarios para el sostenimiento de estos servicios, se emprende una reforma fiscal en profundidad que generaliza el pago de impuestos a todos los ciudadanos, en base a una escala en función de las rentas obtenidas. Todo ello da como resultado al cabo de los años que en España se consigue un sistema sanitario público de la más alta calidad y eficiencia mundial, a un coste por habitante sensiblemente inferior a cualquier país europeo, y de un conjunto de escuelas institutos y universidades públicas, que año tras año han ido consiguiendo unos mejores resultados, permitiendo que ningún niño en nuestro país, no solo se quede sin acceso a una educación básica hasta los 16 años, si no que goza de las mismas oportunidades, independientemente de su nivel económico para acceder a los estudios superiores. En resumen un éxito sin precedentes que situó a la España retrasada del franquismo a la condición de país europeo de primer nivel.

Estos éxitos, sin embargo tienen sus contrapartidas negativas para ciertos grupos de nuestra sociedad, como por ejemplo la iglesia católica en el tema de la enseñanza, por cuanto durante el periodo autocrático había gozado del privilegio casi podríamos decir monopolístico de la enseñanza; por otra parte una escuela de carácter laico, de calidad y eficiente, acaba formando personas con verdadero espíritu crítico capaces de cuestionar las estructuras de poder tradicionales y en particular las de la derecha, por lo que en unos momentos podrían incluso derribarlas y aquí amigos es donde se produce la coincidencia de intereses entre los partidos de derechas y las jerarquías de la iglesia católica de nuestro país, que no han dudado ni un momento en unir sus fuerzas para atacar estos últimos años al gobierno socialista.

En lo que se refiere a la sanidad, los grandes grupos aseguradores ven al sistema público como un tremendo competidor que no les permite acceder a un 80% de los usuarios a los que no pueden ofrecer una mejor calidad de servicio, en particular des de el momento en que se reorganiza todo el sistema, para aprovechar al máximo las instalaciones, y las listas de espera se reducen notablemente; el único punto, aparte de ofrecer habitaciones individuales en los hospitales, en que la privada podía competir con la pública.

El loby asegurador, no duda en buscar apoyo en los partidos ideológicamente a la derecha, a quienes la palabra servicio público parece repugnar en sobremanera, que rápidamente, en los lugares donde gobiernan empiezan a lanzar andanadas directas a los cimientos del sistema.

Observen Vds, que en las comunidades donde gobierna el PP o sus aláteres como CiU, con la excusa de la crisis económica y de la necesidad de controlar el déficit público, se han lanzado a rebajar los servicios, eliminando la sexta hora en la enseñanza primaria, cerrando quirófanos y estipulando un horario muy restringido de funcionamiento y finalmente recortando el sueldo de los profesionales, con lo que esperan conseguir que el sector privado pueda ofrecer mejor servicio que el público y que los profesionales más cualificados pasen al sector privado que con toda la seguridad les podrá ofrecer mejores sueldos. En resumen terminar de una vez por todas con un sistema de éxito y de justicia social.

De nosotros depende que el 20 N esta gente consiga sus objetivos; medítenlo bien amigos

lunes, 3 de octubre de 2011

¿LOS EMPRESARIOS PUEDEN CREAR EMPLEO?


Doña Esperanza Aguirre, Don Alberto Fabra y Don Mariano Rajoy, hacen apuestas decididas a favor de la clase empresarial como solución a la creación de empleo, pero yo considero que de poco va a servir, si no es para seguir engañando al personal con el fin de intentar acceder al poder al precio que sea.

Me explicaré: En primer lugar deberíamos aclarar si en España existen verdaderos empresarios; pues aunque así se denominen a todos estos señores y señoras que no viven de un sueldo, si no de los rendimientos de un capital, a mi entender muchos de ellos no son otra cosa que simples especuladores que persiguen la obtención de substanciosos beneficios, con inversiones a cortísimo plazo. ¿Han creado alguna vez empleo estos personajes? O por el contrario ¿han sido en muchísimas ocasiones los que han destruido puestos de trabajo, cerrando industrias para especular con el suelo?

El estallido de la burbuja inmobiliaria en nuestro país, ha llevado al paro unos 2 millones de personas; gente que ha sufrido las consecuencias de unos mal llamados empresarios, que amparándose en una legislación altamente permisiva, ponían cinco euros, para recoger cien a los dos días. ¿Son estos, empresarios a los que Esperanza, Fabra i Rajoy pretenden recurrir para solucionar el paro en nuestro país?

Otros responsables del aumento espectacular de la tasa de desempleo, en España estos últimos años, aunque a decir verdad en mucha menor medida, han sido sin lugar a dudas las deslocalizaciones de empresas generalmente de capital extranjero, que con el aumento de nivel de vida de los trabajadores españoles, les sale a cuenta desmantelar el negocio y trasladarlo al oriente europeo o a Asia, donde los salarios son mucho más bajos.

Si hurgamos un poco en la memoria, nos daremos cuenta que una buena parte de estas inversiones extranjeras en nuestro país, años ha, y con la bendición de los gobernantes de turno, se efectuaba a través de la compra de una gran empresa española, generalmente de tipo familiar, en que los miembros de la tercera generación, cobraban sus buenos dineros, que rápidamente colocaban en el sector inmobiliario. ¿Son también estos en los que el PP confía para solucionar el problema del empleo que muchas familias están sufriendo?

Me viene a la memoria, el anuncio que circulaba por las televisiones de España hace tan solo unos meses en que Nueva Rumasa vendía bonos de supuesta alta rentabilidad, con el eslogan de “Comprometidos con el empleo”; poco después, resultó una estafa en toda regla, y los comprometidos, destruyen miles de puestos de trabajo. Quizás también es en la Familia Ruiz Mateos, en que el trío reaccionario de este país, confía para que reduzcan las listas de los apuntados al INEM.

Yo un profano en la materia, estoy convencido que la solución del problema deberá venir desde un cambio radical de un sistema que está demostrando ser del todo incapaz para superar la crisis, no solo en España si no en todo el mundo occidental, incluida la Alemania de Doña Ángela Merkel, que precisamente se encuentra estos días en horas bajas, cuando sus ciudadanos empiezan a notar los errores estratégicos que ha cometido en su mandato.

Solo a través del esfuerzo común, y de un alto concepto de solidaridad desinteresada de todos los ciudadanos, nos permitirá superar los egoísmos nacionalistas que incluso en estos momentos de graves dificultades, siguen poniendo palos en las ruedas de la construcción de una Europa supranacional.

¿Han pensado Vds. en la economía social? ¿No les parece que un nuevo concepto de propiedad de las unidades de producción y financieras, como el Cooperativismo o las SAL, podrían ser un buen indicio del camino de salida?

Si reflexionan un poco, se darán cuenta que en los años 80 del pasado siglo, a los españoles el sistema nos sirvió de mucho, al menos para provocar la reacción de los empresarios tradicionales, que se pusieron a invertir como locos para parar la nueva idea.

lunes, 26 de septiembre de 2011

SI AMIGOS, LA REVOLUCIÓN AÚN SIN NOMBRE YA ESTÀ EN MARCHA


Muchos hemos sido, los que en un intento de buscar antecedentes en la historia a la actual crisis económica mundial, nos hemos fijado en el más próximo en el tiempo como fue la que se inició con el crac bursátil de Wall Street en 1929 y que debemos recordar no finalizó hasta diecisiete años más tarde, al terminar la segunda guerra mundial.

Pero si lo pensamos más detenidamente, el crac de 1929 y la consiguiente gran depresión, incluida la II gran guerra, fue la culminación de una gran revolución que se inició a finales del siglo XVIII, y que conocemos con el nombre de Revolución Industrial; y es quizás por esto que cada vez más, atribuyo al marasmo actual, no la cualidad de final si no de inicio de una nueva revolución, que en el término de los próximos cincuenta o cien años, va a cambiar por completo, no solo las estructuras económicas si no nuestras formas de vida, cultura e incluso la escala de valores por la que nos regimos.

De nosotros, los que vivimos hoy y que con toda seguridad, por ley biológica, no veremos el final ni los resultados de este gran cambio, depende sin embargo una buena parte del éxito del mismo, si sabemos implantar en las mentes de las generaciones posteriores, los grandes valores que siempre han acabado por resultar básicos para el progreso social, valores contra los que la reacción conservadora se opone con todas sus fuerzas, pues es bien consciente que el progreso social tiende a limar las diferencias de clases, que al fin y al cabo son la esencia misma del poder de unos pocos sobre unos muchos.

Si bien en la revolución industrial, la clave del cambio estuvo en el traspaso del poder de la nobleza, una clase social privilegiada, que desde el pasivismo más absoluto recogía los beneficios de la riqueza generada por agricultores, pequeños, artesanos, etc al ser los únicos legalmente capacitados para ostentar la propiedad, no solo de las tierras, si no de las personas, a una burguesía que empezaba a nacer como clase social y que mediante la rebelión contra el orden establecido, y controlando la producción de bienes y servicios, alcanzó la más alta cota de poder.

Hoy cuando podemos constatar que la burguesía, antaño revolucionaria, ha evolucionado hacia posiciones totalmente reaccionarias abandonando su esencia de clase, dejando de valorar su capacidad de generar la verdadera riqueza, para entregarse a la práctica especulativa del movimiento de capitales cual si de un juego de casino se tratara. La sociedad mundial se plantea una nueva revolución que al igual que entonces arrebate el poder a quien no lo merece, y lo restituya a quien realmente genera la riqueza, como es la clase trabajadora, los pequeños empresarios etc. y en ellos incluyo todos los asalariados sin distinción, pues todos estos que se vienen a denominar mandos en las empresas, son también necesarios a la hora de generar riqueza que luego deberá repartirse con equidad.

Esta revolución amigos es la que ya ha comenzado y por mucho que algunos se opongan acabará resultando imparable; aunque también hay que reconocer que como la historia nos enseña, habrá regresiones, por ejemplo si en España el próximo 20 N gana el Partido Popular, pues como es lógico pensar, quien no quiere que nada cambie en el sistema económico actual en España, son Don Mariano y sus aláteres, ¿verdad?

Les aconsejo amigos la lectura de un libro titulado Canovas y la derecha española, del que es autor José Antonio Piqueras donde, desde una perspectiva histórica, podrán ver como la derecha reaccionaria, hasta nuestros días ha intentado abortar cualquier atisbo de cambio en el sistema.

Ojala esta vez el cambio se produzca con rapidez, no solo en España si no en todo el mundo, y dejemos atrás el anacrónico y egoísta principio del: “Tanto tienes tanto vales” substituyéndolo por el de “Tanto aportas tanto vales”

lunes, 19 de septiembre de 2011

SOBRE LOS IMPUESTOS A LAS GRANDES FORTUNAS


Tras la noticia que en diversos países europeos, las clases adineradas, reconocieran que es justo y necesario, después de años de continuas rebajas fiscales en nombre de unos principios neoliberales, en esta época de grandes esfuerzos para salir del marasmo, se busque la manera de aumentar su contribución a las arcas estatales, para paliar los déficits y las consecuentes deudas públicas que según parece, son los grandes responsables del cabreo de estos entes llamados mercados y después que el jefe de la Patronal española, el catalán Juan Rosell, admitiera que los más fuertes económicamente hablando del país, deberían hacer también un esfuerzo en pro del bien de todos; el candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, pide al presidente del gobierno una urgente reimplantación del impuesto sobre el patrimonio, que el mismo gobierno socialista, en una época de vacas gordas deicidió suprimir; aunque ahora elevando el importe de exención y estableciendo una serie de condicionantes a fin de excluir a las sufridas clases medias de la obligación de pago, hasta el punto que Don Mariano Rajoy, atendiendo a su declaración patrimonial que se ha hecho pública recientemente por su calidad de diputado en las Cortes, formaría parte del grupo de exentos.

Con todo, los clamores del Partido Popular, en el sentido de no admitir esta reintroducción, se han hecho oír en todos los rincones de la piel de toro, empezando por el propio Rajoy, que lo considera, sorpréndanse Vds. como una ¡penalización al ahorrador!; aún así he leído en el País, que los populares se guardan muy bien de proclamar que en cuanto lleguen al poder van a suprimir este impuesto. Los mercantilistas de CiU, después de lanzar mil pestes sobre el gobierno socialista por esta medida, acaban por concluir que si no afecta a las clases medias ya les va bien; y finalmente los izquierdistas ortodoxos, no solo los de IU, si no algunos que andan sueltos sin el amparo de ningún partido, o dentro del propio Partido Popular, se dedican a cargar contra Rubalcaba, acusándole de haber apoyado la supresión del impuesto cuando estaba en el gobierno, aunque ahora abogue por su restitución.

Los voceros anti PSOE, como una buena parte de los articulistas del Pais, se dedican estos días a minimizar implacablemente la medida proclamando que unos 2.000 millones de € al año son el chocolate del loro y otras sandeces por estilo, siempre con el fin de desprestigiar al socialismo español, esperando se pegue el gran batacazo el próximo 20 N, porque a lo mejor los que entren van a favorecer más al grupo periodístico al que sirven.

Empero, el gran problema de esta medida, parece ser lo tienen los presidentes y responsables financieros de las comunidades autónomas, con la excepción del País Vasco y Navarra, por estar sujetos al tema del concierto, particularmente de los adscrito al sector ideológico derechista, pues al tratarse de un impuesto que años a, había sido transferido del estado a estos entes, y por ello cuando el gobierno estatal decidió su anulación, debió proceder a compensar a las comunidades con un importe global de 1.400 millones de €, compensación que lógicamente debería quedar sin efecto al restituirse el impuesto, por lo que van a ser los gobiernos autonómicos quienes deberán aplicarlo y gestionar su cobro, dándose la paradoja, que los de la derecha reaccionaria entrarían en la contradicción, de gestionar de hecho una nueva carga sobre una minoría de ciudadanos, con un alto porcentaje de ellos votantes de su partido, cuando desde sus más altas instancias se aboga por la supresión de impuestos a los más ricos. Es aquí donde podemos entender la oposición manifiesta de los presidentes autonómicos populares y el caso particular de Don José Antonio Monago, presidente de Extremadura, que en un alarde de renovado centralismo, pide fervientemente que el impuesto regrese a su condición de estatal. Pero amigos incomprensiblemente y para asombro incluso del ministro Blanco, desde el ministerio de Economía y Hacienda se proclama, el mantenimiento de las compensaciones, tanto en el caso de las comunidades que opten por aplicar el impuesto como las que no, cuestión que a mi entender hecha un nuevo jarro de agua fría, sobre las expectativas de cambio que el nuevo candidato Rubalcaba genera en el electorado.

Creo que al contrario de lo que desde el neoliberalismo se proclama, de seguir exigiendo más y más sacrificios a las clases populares, mientras se desmonta el llamado estado del bienestar, ya va siendo hora que se reduzca el déficit actuando sobre los ingresos y particularmente sobre los que gravan a las clases más pudientes; que por lo demás, en este nuestro país se da la extraordinaria circunstancia que son los que menos contribuyen; pero esto es harina de otro costal.

lunes, 12 de septiembre de 2011

CiU Y LA REFORMA CONSTITUCIONAL



Ha pasado casi un mes desde la proclamación hecha por Zapatero a los cuatro vientos, que después de ocho años de legislatura, había conseguido llegar a un acuerdo con el partido Popular, para reformar un articulo de la constitución y establecer en la carta magna la obligatoriedad de todas las administraciones públicas de mantener el nivel de déficit dentro de unos parámetros cercanos al 0%.

De entrada el asunto provocó la iras de unos y otros, hasta el punto de provocar una división interna en el socialismo español, principalmente por las formas y también por un contenido no explicado suficientemente, que nos llevó a muchos a entender que a lo que se pretendía poner techo era al gasto, lo que nos llevó a pensar a que Zapatero se había entregado en cuerpo y alma a las doctrinas neoliberales de Doña Ángela, Don Nicolás, Don Mariano y de Don José María, aunque este detrás de la cortina.

Alfredo Perez Rubalcaba, agarró la rueda del timón y con el beneplácito del presidente español, negoció los detalles del acuerdo con el Partido Popular y con posterioridad se encargó de explicarlo con pelos y señales a todo el staff socialista primero, después a toda la militancia y finalmente al resto de formaciones políticas. Por el supimos, que de la propuesta habían sido eliminadas todas las cifras, y que en la ley posterior que se debe desarrollar, se concretaran entorno al 0,4% a alcanzar en el año 2020, dejando la puerta abierta que en casó de catástrofe natural, o crisis económica profunda se podrán rebasar estos límites sin incurrir en incumplimiento legal alguno.

Aquí amigos, empecé a comprender la ventaja que podía representar para los ciudadanos españoles que esta medida, en cierta manera impuesta desde las altas esferas europeas, fuese impulsada desde un gobierno socialista, por la razón como se ha demostrado, que no ha sido tan taxativa como seguro hubiera sido si hubiera sido impulsada por el Partido Popular, que a buen seguro hubiera puesto la cifra del 0,35% de déficit en la carta magna, cuestión que invalidaría las excepciones que ahora si se van a preveer en una ley orgánica; además de hacer particular incidencia sobre el gasto para conseguir el objetivo, tal y como de buen principio se anunció, lo que nos hizo poner a muchos la carne de gallina.

Avala también mi cambio de opinión respecto de esta cuestión, las posiciones de los demás partidos políticos que se negaron a apoyar la propuesta en el congreso, algunos ausentándose de la sala, otros no votando, y otros votando en contra; pues viéndolos en el papel de la triste figura que todos ellos han desempeñado y la pobre argumentación que han dado, creo que el gobierno y en concreto Rubalcaba tienen razón, por encima de todo de no cargarse de golpe un sistema, cuestión que nos haría retroceder muchos años de bienestar y nos situaría en una posición al margen de la UE.

Los de CiU con Duran y Mas a la cabeza, hacen la pataleta al considerar que no les han tenido en cuenta a la hora de negociar, ¿que esperaban unos simples mercantilistas, que desde su victoria en las elecciones en Cataluña, solo han sabido vender sus apoyos o sus abstenciones no por cuestiones de interés de los catalanes si no de su propio partido? El PNV y ERC, descolgándose con el derecho de autodeterminación, han puesto claramente en evidencia su poco interés en la calidad de vida de los ciudadanos, persiguiendo una utopía, en la que muy pocos creen de verdad. Rosa Diez y Coalición Canaria votando en contra han demostrado también su incapacidad y poco sentido de estado, con el afán de desmarcase de las grandes decisiones de este país, para ver si consiguen arañar cuatro votos a los más desinformados. Finalmente IU, ¿como pueden tener el rostro de presentarse acusando al PSOE de colaboración con el neoliberalismo, cuando ellos han dado en bandeja de plata el poder municipal y autonómica a la ultraderecha?

Si amigos, la reforma era necesaria, para que el BCE siga confiando en nuestro país, era urgente realizarla, a fin de seguir contando con el apoyo necesario para combatir la especulación de los mercados, y finalmente porque se si dejaba en manos de un posible futuro gobierno del Partido Popular, o no se hubiera materializado, o en el caso de hacerlo hubiera sido mucho peor.

lunes, 5 de septiembre de 2011

SI ES NECESARIO REDUCIR EL DÉFICIT, PERO....

El próximo 20 N, los españoles vamos decidir quien nos gobernará en el camino de salida de la crisis y establecerá las nuevas bases donde asentar un nuevo orden económico, totalmente distinto al que hasta hoy ha regido en nuestro país y en buena parte del mundo, que fatalmente nos ha conducido al desastre más absoluto.

En el socialismo español, se ha optado por un cambio en la figura representativa, (para iniciar una nueva etapa en este peregrinar por la crisis), una nueva etapa que todos esperamos sea la de la salida por el hecho que José Luis Rodriguez Zapatero, se ha visto afectado al tener que adoptar una serie de medidas del todo impopulares, con el fin de evitar males mayores en nuestra economía. Medidas como la rebaja en el sueldo de los funcionarios y la congelación de pensiones que aunque siempre se han entendido como provisionales, como medidas de choque para hacer frente a una situación que podía descontrolarse, no por ello dejan de mellar en el electorado en contra de quien debe adoptarlas. Por otra parte, la derecha cavernícola en la oposición, no ha dudado ni un instante en aprovechar la ocasión, utilizando los numerosos medios de comunicación a su alcance, para cargar contra el presidente del gobierno, llegando incluso a presentarle como la expresión máxima del capitalismo en nuestro país. Cuestión a la que sorprendentemente se han añadido, toda una serie de voceros que se proclaman izquierdistas, a los que parece haber dado una ataque de ortodoxia socialista, cual si de un dogma se tratara, hasta el punto de proclamar como necesaria, la refundación del partido de Pablo Iglesias, e incluso algunos otros su desaparición. No se a que intereses sirven estos personajes, aunque estoy seguro que no a los de los españoles, pues dejar que en estos momentos de graves dificultades económicas la derecha se asiente en el poder, es como una especie de suicidio de los llamados derechos sociales, y dejar que de la crisis salgan las clases más pudientes, dejando el resto metidos en ella, “in-secula seculorum”.

Como bien indica Andy Robinson en el articulo que publicó el suplemento dinero de la Vanguardia el pasado 7 de agosto http://bit.ly/pBjY0M la salida del marasmo no la vamos a encontrar en los recortes y la austeridad que el neoliberalismo actual nos impone, si no con fórmulas de crecimiento de nuestras economías sobre bases sólidas y no especulativas, pues a parte de las fatales consecuencias que se auguran en este articulo y aunque el flamante y neocon David Cameron, primer ministro británico se niegue a admitirlo, las consecuencias de años de políticas neoliberales, no conducen a otro lugar que al rompimiento de la convivencia, la degradación de los mas desfavorecidos por la sociedad, al aumento de la tasa de delincuencia, al racismo y al vandalismo callejero, como los ciudadanos del Reino Unido tuvieron, por desgracia, ocasión de comprobar recientemente.

¿Quién si no la desprotección social y el empobrecimiento de amplios sectores de la sociedad, son los responsables del aumento del índice de delincuencia en muchas ciudades?

Los recortes del llamado estado del bienestar y en particular en el sector de la educación, sitúan a una buena parte de nuestros jóvenes en el desánimo y la perdida de su autoestima, cuando además comprueban que acaban siendo totalmente marginados por razón de no tener recursos económicos, cuestión que resulta una especie de circulo vicioso, pues a la vez se les niega la posibilidad de obtenerlos por la vía legal.

Pero ya lo ven amigos, el gobierno de derechas, que en noviembre fue elegido mayoritariamente en Cataluña, además de cerrar quirófanos, de promover la privatización de la enseñanza cortando los recursos en la pública, acusa de fraude y criminaliza a los perceptores de PIRMI, un 45% de los cuales, doce días más tarde de lo que deberían no habían percibido la exigua paga de julio. Por el contrario, el partido gobernante, está destinando recursos y más recursos, en la defensa de su ex tesorero, implicado en el affaire del Palau de la Música. ¿No creen Vds, que es la fórmula ideal, para lanzar al personal a la delincuencia?

lunes, 29 de agosto de 2011

A ESTAS ALTURAS NO NOS BASTA CON LA FE


El retoque a nuestra constitución sugerido por Doña Ángela, que ha conseguido poner acuerdo, después de ocho años, a gobierno y oposición en España, para mi es la gota que ha colmado el vaso de mi paciencia, sobre todo cuando el socialismo español, me viene a pedir un nuevo acto de fe en las controvertidas decisiones económicas que últimamente están aplicando.

A estas alturas ya no puedo hacer actos de fe, y mucho menos con las políticas económicas que provienen del neoliberalismo y la derecha más integrista de Europa, como la que representa la Sra. Merkel, que nos han conducido al desastre más absoluto; del mismo modo que ya no creo en reformas laborales ni en el eufemismo de la flexibilización del empleo, que no esconde otra cosa que el despido libre y la precariedad, como medida de la patronal española, a favor de la ocupación. Medidas que hasta hoy se me han demostrado del todo inútiles pues la tasa de paro no ha parado de aumentar.

Estoy completamente seguro, que la única forma de combatir el desempleo, es en base al crecimiento económico y que este se consigue poniendo el país a trabajar en serio. Además de construir una nueva economía sobre bases mucho más sólidas que no la pura y dura especulación como ha sido hasta ahora, Soy consciente que esto conllevará duros sacrificios, que los españoles vamos a soportar ilusionados si conseguimos ver claro que van a representar una mejor calidad de vida de cara al futuro. Creo firmemente, es necesaria una autentica revolución que quite el poder al capital financiero y lo localice en la producción, que el reparto de la riqueza generada sea más justo y deje de concentrarse en unas pocas manos.

Esta es mi gran esperanza, que he depositado en el liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba y en el Partido Socialista Obrero Español, esperanza que no quiero ver defraudada, por lo que exijo explicaciones exhaustivas y razonadas de todo este guirigay que últimamente me han montado, reforma de la constitución, apuesta por los contratos a precario en las realizaciones laborales, etc. etc.

Llevo mucho tiempo esperando, desde que comenzó la dichosa crisis, que mis líderes políticos me expliquen con claridad estrategias y planes de futuro para el futuro inmediato y a medio plazo, que me muestren el camino de sacrificios que voy a tener que pasar y que me cuenten como va terminar esto; que se dejen de improvisaciones y de seguimientos de estrategias extrañas, y aunque hasta hoy no solo no me han dicho más que ambigüedades y han actuado de forma que a mi entender nos devuelve a los errores del pasado, sigo creyendo en la intrínseca capacidad revolucionaria del socialismo en el siglo XXI, frente a una derecha cavernícola y anclada en el XIX, que pretende gobernar en España.

Supongo que se dan cuenta, los líderes políticos y en particular Alfredo, del riesgo en que están poniendo al socialismo español; y que si en verdad es la única salida que ellos ven a la delicada situación actual, me refiero a lo de la Constitución y la reforma laboral, que nos lo expliquen claramente y nos digan de una vez por todas y con toda clase de pelos y señales, si han dejado de confiar en las soluciones propias de izquierda, o se trata solo de una estrategia, puntual para evitar un retroceso, en este último caso que nos digan cuando vamos a emprender el camino hacia las nuevas formas económicas, cuando se van a decidir a promover un potente sistema financiero público, y cuando van a poner los primeros cimientos de una nueva economía social.

Winston Churchill, ganó unas elecciones prometiendo “Sangre, sudor y lágrimas” porqué sus electores comprendieron que era el único camino para salir del callejón donde se encontraban, y porqué además les hizo entender una meta de prosperidad y bienestar después del calvario.

Los españoles de hoy somos más capaces incluso que los ingleses de entender que nos toca andar un duro camino, lo que necesitamos solamente, es ver clara la meta y saber a que nos enfrentamos. La creencia ciega en mesías (léase líderes), ya forma parte de la historia. Espero y deseo, de los máximos representantes del Socialismo español tomen buena nota de ello y que a partir de ahora mismo, sean valientes y nos digan la pura verdad sin ocultarnos nada, caiga quien caiga. El resultado de las elecciones del 20N depende en buena parte de ello.

lunes, 22 de agosto de 2011

DOÑA ÁNGELA Y DON NICOLÁS

Después que el Banco Central Europeo, tomase la sabia decisión de defender Italia y España de una de las escaramuzas que los llamados mercados vienen provocando estos días en su guerra contra el euro, comprando masivamente bonos de deuda de estos dos países, por el importe jamás alcanzado de 22.000 millones de euros, y después que comenzaran a a circular insistentes rumores sobre una rebaja en la cualificación de la deuda francesa, por parte de estos entes omnipotentes denominados Agencias de Calificación. Don Nicolás llamó con carácter de urgencia a Doña Ángela, buscando el amparo de la única economía europea que parece a salvo, de momento, de los virulentos ataques de esta guerra por el poder mundial que parece no tener fin, por lo menos a la vista. La Grandeur de la France en peligro y con ello el riesgo para el cuello de don Nicolás.

Mientras Doña Ángela se hacia la remolona, los expertos del viejo continente, incluido el gran empresariado alemán, empezaron a opinar públicamente que ya iba siendo hora de parar los pies a los especuladores y que la única manera de conseguirlo era reforzando la Unión Europea, en base a la solidaridad entre países miembros, y se empezó a hablar seriamente de los Eurobonos, como una manera de evitar la especulación sobre la deuda soberana de los países miembros, solución que además obligarla a avanzar hacia un gobierno económico y una política fiscal únicos, para todos los miembros de la llamada zona euro; de hecho una cuestión que ya debería haberse planteado en el mismo momento de la creación de la moneda única.

De golpe y porrazo se hace público un dato que puede poner en cuestión si la política hasta ahora seguida por Doña Ángela es efectiva, cuando resulta que el crecimiento de la economía germana es prácticamente cero, dato que acompañado de la desconfianza creciente en la economía americana, provoca el hundimiento de los mercados de valores de Europa y Estados Unidos.

Doña Ángela deja de remolonear y se entrevista con Don Nicolás, después, claro está, que este se calzara sus zapatos de tacón alto, para estar a la altura de la teutona y de la reunión de urgencia, sale el único acuerdo posible entre dos líderes neoliberales y nacionalistas, que consisten en imponer deberes a todo el mundo, con amenazas de cerrar el grifo a quien no cumpla, rechazar por completo el tema del Eurobono y dar a los expertos y colectivos empresariales el caramelito de prometer un tímido paso hacia un gobierno, económico única en la UE.

Don Nicolás, que ve alejarse el peligro del cambio de calificación de su deuda pública, por cierto al igual que la alemana muy superior en porcentaje sobre el PIB a la Española, vuelve a sentirse líder europeo y Doña Ángela con las medidas propuestas, que repito comprometen a toda la UE menos a Alemania, consigue que la prensa se olvide del terrible dato macroeconómico que cuestiona su política, aunque no lo consigue por parte de los especuladores que siguen con la baja continua en las bolsas, acelerando el paso hacia una recesión en las hasta hoy potencias económicas.

¿Como pueden pretender Doña Ángela y Don Nicolás que creamos en la efectividad de un gobierno económico europeo, que presidirá un personaje no electo como Van Rompuy? ¿Cómo pueden pretender creamos se puede dirigir una compleja economía europea de 25 miembros, 17 de ellos con una moneda única, con distintas valoraciones para la deuda de cada uno de ellos, reuniéndose tan solo dos veces al año? Y lo peor, ¿Como pretenden nos creamos que con ello van a meter en vereda estos especuladores desmadrados?

Los empresarios alemanes y muchos expertos consideran que va a salirles mucho más barato la creación de un Eurobono aunque a ellos les signifique pagar de entrada algo más de intereses, que no seguir con la incertidumbre actual y tener que pagar una y otra vez para el rescate de países en defensa del Euro. Pero ya lo ven amigos, Doña Ángela y Don Nicolás, prefieren jugar con el riesgo de una recesión de grueso calibre que no ceder algo de soberanía y así amigos, es del todo imposible construir la Europa Unida que soñaron los Konrad Adenauer, Henri Spaak, Joseph Bech, Antonio Segni, Christian Pinaud y Joseph Luns, cuando el 25 de marzo de 1957, estampaban su firma en el Tratado de Roma.

lunes, 8 de agosto de 2011

ZAPATERO Y RUBALCABA; RUBALCABA Y ZAPATERO


Los opinantes españoles andan revueltos estos días y al igual que Don Mariano y sus compinches, quizás por miedo a un vuelco en las encuestas, parecen empeñados en romper la ilusión que en el mundillo de la izquierda ha representado la elección de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato a la presidencia del gobierno, en las próximas elecciones generales del 20 de noviembre.

Que ha sido nombrado a dedo y no elegido por los militantes con una primarias o a través de un congreso; que si hay una bicefalia en el PSOE, que si…. ; Pero lo peor es cuando se le supone la incapacidad para aplicar las medidas que propone, al no haberlas aplicado estando en el gobierno. Una falacia a todas luces, por cuanto las circunstancias no son las mismas ahora que hace uno o dos años, cuestión del todo lógica en unos tiempos de crisis donde los cambios se suceden con inusitada rapidez y por mucho que se diga, sin tiempo a preverlos.

Hagamos un poco de memoria, y veremos que en 2008 no solo Zapatero, si no una buena parte de los dirigentes Europeos, se proclamaron Keynesianos de pura cepa, predicando aquello que con la inversión pública y el consiguiente aumento del déficit y la deuda, se daba tiempo a la recuperación de la inversión en el sector privado. Fruto de esta teoría fueron los llamados Planes Zapatero que gestionados a través de los ayuntamientos, procuraron una cierta contención del desempleo, particularmente en el sector de construcción el más afectado por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Más adelante en 2010, el mundo se da cuenta que el tema va para largo, que la crisis no es un simple vaivén a los que nos tiene acostumbrados el sistema capitalista, si no que se trata de un semi colapso del propio sistema, fruto de la desregulación del sector financiero que en nombre de una mal entendida libertad, la llamada revolución neocon en los 90, había procurado. Todo el mundo entiende en aquellos momentos, que no se puede seguir incrementando los déficits y la deuda pública y privada y que son imprescindibles una serie de ajustes a este fin.

Zapatero como presidente del gobierno español, y dada la dependencia de nuestro país del crédito internacional, no para financiar una deuda pública excesiva, que no la teníamos ni tenemos, si no para paliar una crónica falta de liquidez, consecuencia en parte del estallido de la burbuja inmobiliaria, que en pocos meses provocó el cambio del liquido en los bancos y cajas por activos inmobiliarios de valoración incierta; se encuentra ante el dilema de atender la exigencia internacional de reducir el déficit y resituar la deuda a unos niveles más que reducidos o arriesgarse a quedar sin financiación en la siguiente subasta de bonos en el mercado internacional. Aquí es donde con buen criterio el gobernante introduce una serie de medidas temporales de ahorro, (rebaja del sueldo a funcionarios, congelación de pensiones, etc ) que permitirán al país, si los ataques especulativos lo permiten, presentar unas cifras de déficit inferiores al 10% a finales de este año y del 3% a finales del 2013.

Superado el golpe inicial, ahora a finales del 2011, llega el momento de empezar a promover de nuevo el crecimiento, a partir no de las bases anteriores de la especulación que nos han conducido al desastre, si no sobre unas de nuevas y mucho más sólidas. Aquí es donde encajan perfectamente las propuestas del candidato socialista en el sentido de conducir una parte del gran beneficio que los bancos siguen obteniendo, a la creación de empleo.

¿De que se escandalizan los lideres de la derecha reaccionaria y muchos opinantes a su servicio? Una propuesta como esta no era viable ni tan solo a principios de este año, cuando la banca y las cajas españolas, estaban inmersas en el marasmo, las cosas tienen su tiempo y después de un batacazo como el que ha sucedido en el mundo, hacia falta un período de resituación con sus aciertos y sus errores, como el que hemos tenido.

A Zapatero le ha tocado bailar con la más fea, y la historia acabará reconociendo sus méritos, particularmente el haber parado el primer golpe y preparar el país para iniciar el camino hacia un futuro lleno de prosperidad, que bajo el liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba, no tardaremos en alcanzar. Un futuro donde ya nada será igual que en el pasado, donde la solidaridad y el trabajo en común van a imperar por encima del egoísmo y el individualismo que han presidido esta última época.

lunes, 1 de agosto de 2011

¿ES SUFICIENTE LA DIMISIÓN DE CAMPS?

La cuestión de la dimisión del electo presidente de la Comunidad Valenciana, era un asunto cantado desde hace tiempo, pues su actitud de autoprotección, manteniéndose en el cargo, comprometía gravemente el prestigio del Partido Popular, ya de por si bastante implicado, como formación política, en el llamado caso Gürtel, la trama más impresionante de corrupción que nunca se había visto en nuestro país.

Ahora bien, aunque según todos los opinantes del país, Don Mariano se ha salido con la suya, apartando a Camps, como de si un obstáculo en su camino a la Moncloa se tratara, yo pienso que la decisión se ha tomado tarde, mal y muy poco conveniente en las formas; pues lo único que ha quedado claro y patente de todo este affaire, es que al PP la corrupción le importa bien poco, pues las encuestas dicen que casi nada le afectan en un proceso electoral, y que por ello se puede permitir el lujo de mantener a los corruptos en sus cargos sin que pase absolutamente nada.

¿Consideran Vds. lógico proteger e intentar tapar a los presuntos corruptos, con argumentos tan peregrinos como de una trama del partido rival para desprestigiarles? ¿No es una forma de fomentar el desprestigio de la llamada clase política en general?

Finalmente Don Mariano ha conseguido botar a Camps en cumplimiento de un más que dudoso código ético que el mismo impulsó, para frenar, al menos en apariencia, los innumerables casos de corrupción en los que se ve envuelto el PP últimamente, pero el interrogante sigue en el aire ¿Es suficiente la renuncia de Camps, para poder afirmar que el PP apuesta por la transparencia y la limpieza en su gestión de los asuntos públicos?

A mi entender, es que no y menos cuando Camps, que va a ser procesado sigue gozando del apoyo incluso de su sucesor Alberto Fabra y le son mantenidos una serie de privilegios como de seguir disponiendo de coche oficial y escolta. El discurso de Alberto Fabra en la toma de posesión del cargo, es una flagrante muestra sumisión a su antecesor y de voluntad de continuismo en la labor de tapar toda la inmundicia que desde hace unos años apesta por la comunidad autónoma valenciana. Los silencios de Rajoy y las altas esferas populares, quizás por aquello de quien calla otorga, no hacen más que remachar el clavo de una situación totalmente impropia de un país de la Unión Europea.

No basta que Camps deje de ser presidente de la Generalitat Valenciana, si la derecha española, quisiera homologarse con la derecha demócrata cristiana europea, Don Francisco, y sus aláteres, Ricardo Costa, y muchos otros, no ocuparían siquiera un escaño en la Cortes Valencianas y por decir ni siquiera seguirían militando en el Partido. Pero claro amigos, España es diferente, y cuando los electores hace cuatro días otorgaron a un presunto corrupto como Camps y su camarilla, la mayoría absoluta, está todo dicho.

No creo que Rajoy y el Partido Popular en general hayan conseguido con la dimisión de Camps lavar su imagen de cómplices en la corrupción, y aunque a una gran parte del electorado parece no importarle, estoy totalmente seguro que a la larga acabará pasándole factura, pues no se puede engañar de manera indefinida a todo un pueblo.

Puede que el PP gane las elecciones, el próximo 20 N, puede que de entrada consiga aplicar la receta neoliberal, que como se está demostrando en todo el orbe civilizado, hunde cada vez más a las clases populares en el barro de la miseria más absoluta, puede incluso que consiga tapar sus vergüenzas, responsabilizando a la gestión del gobierno anterior, pero seguro que en un medio plazo todo ello se la va a volver en contra, el electorado abrirá los ojos y les postergará durante un buen período de tiempo en el ostracismo más absoluto.

lunes, 18 de julio de 2011

EL TEMOR A RUBALCABA

Las reacciones de una buena parte de los opinadores profesionales al discurso que el pasado Domingo, día 10 Don Alfredo Perez Rubalcaba, en su calidad de candidato del Partido Socialista Obrero Español, pronunció como presentación de aspirante al cargo de presidente del Gobierno, en las próximas elecciones generales, además de no dejar a nadie indiferente ha provocado una reacción hasta cierto punto desmesurada de una buena parte de la clase política española, a la derecha y a la izquierda del Socialismo español.

Por parte de la caverna, ya cabía esperar una reacción extemporánea, y los titulares del Mundo, la Razón, o en Intereconomia, los exabruptos han lucido en todo su esplendor, también entra dentro de la lógica más aplastante que Doña Dolores, Doña Soraya, Con Don Esteban, Don Mariano y Don Jose Maria, no les gustaran lo más mínimo las palabras que Alfredo pronunció y que sin embargo fueron del agrado de muchos de los españoles. Aunque en honor a la verdad debo decir que Don Mariano, en este caso hizo honor a la mesura propia de los gallegos, y en primera instancia no hizo referencia alguna al candidato socialista ni a sus palabras, si no que se limitó a seguir con su discurso habitual de pedir un adelanto electoral, no recriminando lo más mínimo a sus aláteres que si se soltaron la lengua, dando una efectiva muestra de que algo de pavor les causa la figura de Rubalcaba, en el sentido pueda dar el vuelco a las encuestas que les son tan favorables. Lo mismo vale para los acólitos de CiU cuyo prestigioso representante Duran Lleida, no tardó ni 24 horas en alinearse con sus homólogos del PP.

Lo que si me sorprendió en un primer momento, fueron las reacciones de partidos y opiniones del sector situado teóricamente a la izquierda del PSOE, como podría ser Izquierda Unida o Iniciativa por Cataluña; que se han dedicado a ningunear el discurso, calificándolo de falso y poco creíble, y acusando al candidato de demagogo, por hacer propuestas ahora que durante su estancia en el gobierno no ha sido capaz de poner en práctica. La sorpresa inicial en mi caso, abrió el paso a una conclusión, después de reflexionar un poco, y darme cuenta que Cayo Lara y sus compadres, con el insano deporte de practicar pinzas con el PP, y presentarse como la auténtica izquierda se las prometían muy felices, empiecen a sentir el pavor de ver como de una manera razonable, y coherente desde el socialismo, no solo se les desmonta el discurso, si no que a partir de ahora, las posibilidades de una salida de la crisis por la izquierda, en España son más que ciertas.

Lo más inexplicable, son una serie de opinantes, que uno tenia por situados, (sin menoscabo de la neutralidad que presumo en cualquier periodista), en el sector de la izquierda, que también se han lanzado contra Pérez Rubalcaba, como si cargando contra el, acelerasen la caída del que consideran traidor a la causa Zapatero; y aquí amigos debo decirles, que mi reflexión sobre las palabras de Rubalcaba, me ha hecho entender que una buena parte de las medidas que hasta hoy ha adoptado Zapatero, aún a costa de su desprestigio personal, han sido del todo imprescindibles, no para encarrilar la salida de la crisis, si no para evitar que hubiéramos acabado como los Griegos, Portugueses, o Irlandeses, que además de graves recortes en sus prestaciones sociales dejan a sus descendientes unas costosísimas hipotecas a pagar muy a largo plazo.

No olvidemos que en la UE, gobierna mayoritariamente la derecha neoliberal, ideología de la que el nacionalismo forma parte intrínseca y por tanto no muy próxima a una idea federal, que viene a representar la única solución factible a una Unión Europea de 27 o más miembros, donde se articule de forma coherente una única política fiscal, que comande una economía y una moneda única; y por otra parte no debemos olvidar tampoco que estos entes llamados mercados que han declarado la guerra al Euro y a la propia Unión, solo lo hacen por temor a verse desbancados de su posición de privilegio, si la UE, que se fundamentó ya desde sus orígenes y antecedentes, en unos claros principios socialdemócratas, alcanzara el nivel de potencia económica mundial capaz de tratarles de tu a tu, poniendo de manifiesto el abismo social que se mantiene en los países que ellos dirigen. Pero este es un tema que ya he tratado en otros artículos en este mismo blog y sobre el que les prometo seguiré insistiendo, pues estoy convencido, es donde se halla la clave para entender de verdad lo que está pasando y localizar las claves que nos permitan salir del marasmo de una forma justa y definitiva.

El caso es que me alegro muchísimo del pavor que Rubalcaba está suscitando en cierta clase política española, que ha debido de echar mano a su reconocida influencia en ciertos ámbitos judiciales para intentar desprestigiarle; y espero consiga el gran objetivo de ganar las elecciones, para que quede bien patente que una salida por la izquierda es, no solo posible, si no que imprescindible en la sociedad del siglo XXI.

lunes, 11 de julio de 2011

DE LA INDIGNCIÓN A LA ESPERANZA

Poco a poco y casi sin eco mediático alguno, los últimos campamentos de indignados han ido despareciendo de la toda la geografía hispana, dejando tan solo un recuerdo de amor odio, en función de si el ciudadano es de izquierdas o derechas.

Si es verdad que han conseguido despertar en los líderes socialistas, una cierta preocupación por la actitud que frente a la crisis han tomado y que ha sido bastante coincidente con el neoliberalismo imperante en toda Europa. Nuevos gestos se adivinan en el socialismo español, traducidos en propuestas de aumentar la fiscalidad sobre los directivos bancarios, que hayan o no recibido ayudas públicas, son los máximos responsables del hinchado de la burbuja inmobiliaria cuyo estallido, nos ha procurado los males actuales; propuestas en el sentido que en muchos casos la dación del piso signifique la cancelación de la deuda; o la de subir la cantidad mínima de ingresos para que se pueda proceder a embargos; nos hacen pensar que algo se está moviendo en Ferraz y que las reivindicaciones de los indignados, tan criminalizadas desde la derecha, hasta el punto que en Cataluña les lanzaron encima los antidisturbios, como si de una banda de gamberros se tratara., no han caído en saco roto, pues desde el PSOE parece que con matices se van a enarbolar como bandera.

Las bases del socialismo francés, ya hace un tiempo elaboraron un documento donde se las salidas de la crisis se plantean por el lado izquierdo, documento que debe ser aceptado por el líder, sea quien sea, logre salir triunfante de esta especie de guerra cainita donde se encuentran metidos.

En Italia, la era Berlusconni está tocando a su fin, y con ello las posibilidades de la izquierda de recuperar el gobierno están cada vez más cerca; una izquierda que deberá replantearse firmemente soluciones que le permitan salir del empantano de una deuda pública muy por encima de lo que se podría considerar normal.

Lo malo es que todas estas tímidas esperanzas, no parecen suficientes para levantar el ánimo de una población de jóvenes y adultos, muchos de ellos en posiciones casi desesperadas, casi a punto de caer en la exclusión social; o un colectivo de inmigrantes que hasta hoy han trabajado honradamente y en situación de legalidad, y que ven como por una ley de extranjería excesivamente dura, son despojados de su situación de legalidad por la pérdida del puesto de trabajo, y amenazados por un racismo galopante que desde la derecha más excluyente y retrógrada de Europa se promueve como cortina que oculta los errores que sus fieles adeptos han cometido y que nos han conducido a este desastre.

Somos muchos, por no decir todos que nos gustaría oír por parte de los líderes políticos, sobre todo de izquierdas, que ya hemos tocado fondo con los recortes, que a partir de este punto, las facturas a pagar se cargaran sobre las espaldas de los que más tienen, y que se apuesta por volver al crecimiento económico, potenciado y muy controlado desde el sector público. Que no vamos a privatizar nada más, ni tan solo las loterías del estado, más bien al contrario pondremos las bases para lograr un sector público fuerte, en base a empresas de economía social, donde más que el beneficio económico prevalga la rentabilidad sobre el capital humano.

El primer discurso de Rubalcaba como candidato del PSOE a las próximas elecciones generales, nos abre un hilo de esperanza al confirmar, no solo el giro a la izquierda de la política del PSOE, si no que además hace un guiño a la posibilidad de iniciar dentro del partido, el debate de una propuesta de reforma de la democracia que la haga más actual y participativa.

Ya iba siendo hora que un partido político, cogiera el testigo de la que se ha venido en llamar revolución española de los indignados; ya iba siendo hora que por fin alguien nos devolviera la esperanza de futuro próspero y solidario y no del de la indignidad que predica el Partido Popular, y sus acólitos como el PNV y CiU.

lunes, 4 de julio de 2011

POR UN ACUERDO DE LA IZQUIERDA EUROPEA


Oímos por todas partes, y seguramente con razón, una crítica feroz contra la izquierda en toda Europa, en el sentido que ha abandonado sus principios fundamentales, sucumbiendo a los planteamientos de la llamada revolución neoconservadora, que nos está conduciendo en España y otros países meridionales, al desmantelamiento del estado del bienestar.

Resulta curioso sin embargo, que cuando se celebran elecciones, en cualquier país de la Unión, quienes pretenden sacar los colores a las formaciones izquierdistas, se vuelcan a votar las opciones, no solo conservadores sino ultraderechistas nacionalistas en una demostración bien palpable que el mensaje neocon ha calado hondo en la mentalidad de los ciudadanos europeos. La derecha internacional parece nos ha convencido a todos que la relaciones humanas se basan en una competencia sin norma ninguna, donde el más fuerte se impone al más débil y donde la fuerza de trabajo es una simple mercancía que se compra se vende y se tira cuando ya no nos es de ninguna utilidad. Vean si no amigos, las propuestas de la patronal española en el tema de la reforma laboral y de los convenios, donde su preocupación reside en alcanzar plenamente el llamado despido libre, y reducir las ventajas sociales de los asalariados, a fin de aumentar según dicen la competitividad de nuestra economía. Propuestas que cuentan con el pleno apoyo del Partido Popular y que se impulsan des de su fábrica de ideas las FAES. O las que desde la Unión se exigen a Grecia, Portugal o Irlanda, donde además se les presta dinero a un tipo de interés tal que nunca van a poder pagar.

Nunca como ahora la idea de la Unión Europea, había alcanzado un nivel tan bajo, nunca como ahora los llamados euro escépticos habían alcanzado puestos de tanta relevancia en el gobierno de la Unión y nunca como ahora, la UE había mostrado tal sumisión a los designios de los Estados Unidos de América.

Es del todo evidente amigos que esto no puede seguir así, y que esta izquierda socialdemócrata, que en los años 40 del pasado siglo XX, fue capaz de liderar el renacer del viejo continente desde las cenizas de la terrible confrontación bélica como fue la II Guerra Mundial, vuelva por sus fueros y a partir de un nuevo discurso totalmente adaptado a la realidad actual, vuelva a poner en primer plano los valores del trabajo conjunto, la solidaridad con los más débiles, la fraternidad universal y un justo reparto de la riqueza generada.

Se me ocurre, que el Partido Socialista Europeo, (PSE); podría ser una buena base de partida para el imprescindible debate entre los integrantes de los diferentes países, para establecer programas comunes que permitan a salir de la crisis, de una manera justa para la clase trabajadora. ¿Creen Vds que desde una óptica de izquierdas, se plantearían los rescates a los países en dificultades, tal como se ha planteado el de Grecia, Portugal o Irlanda?

Establecer un sector público potente, que incluya una banca, pero no a nivel nacional, si no europeo, ¿no les parece seria una buena solución para ayudar al control democrático del sector privado?
No quiero presumir de economista, que no lo soy, sin embargo estoy convencido, que entre los profesionales y virtuosos del arte de las finanzas, debe haber muchos convencidos izquierdistas, y que son capaces de plantear un posible proyecto de economía solidaria que permita al viejo continente superar por la izquierda, el marasmo donde nos encontramos.

Estoy seguro, que un acuerdo entre los socialistas europeos, y la presentación de un proyecto solidario para la superación de la crisis, invertiría totalmente la tendencia actual del electorado, que a falta de propuestas de la izquierda se ha lanzado ciegamente a votar a la derecha, incluso en España.

lunes, 27 de junio de 2011

EL SOCIALISMO EN ESPAÑA


Muchas veces y con razón, algunos dicen que si Pablo Iglesias levantara la cabeza, tendría el cabreo más impresionante de la historia al ver las políticas que aplica desde el poder el Partido que el fundó en 1879.

Por mucho que digan algunos líderes actuales del socialismo español intentando justificar las actitudes tomadas, dudo mucho que Don Pablo pudiera comprender el abandono de los principios donde se fundamento el socialismo, y por encima de todo, el tren de vida de algunos dirigentes, del todo indigno con las premisas que deberían defender.

Por otra parte podríamos justificar la postura de los actuales dirigentes del PSOE y del gobierno español, por un hecho totalmente real, hasta hace muy poco, en que parecía que también aquí como en el resto de Europa, los ciudadanos, de forma mayoritaria se inclinarían por las políticas derechistas como el único medio para salir de la crisis, aunque no de manera real y definitiva si de una manera aparente y por un plazo de tiempo. No debemos olvidar tampoco la interdependencia económica mundial, la llamada globalización que impide a cualquier país, intentar por su cuenta nuevas fórmulas basadas en un reparto más equitativo de la riqueza, si no quiere asumir el riesgo de verse colapsado financieramente hablado, al hacérsele imposible el acceso al crédito exterior. En resumen, un gobierno que se encuentra ante unos ciudadanos, que optan por la derecha elección tras elección, un entorno económico mundial totalmente dirigido desde la más estricta ortodoxia derechista, opta, aunque a regañadientes, por seguir las directrices que desde Bruselas y Washington se le imponen.

Sin embargo, no todo está perdido y aunque en apariencia el ideal socialista en España se encuentre en horas bajas, un fenómeno de base y una juventud más consciente de lo que se creía, se ha lanzado a la protesta, para reclamar un liderazgo político a sus justas reivindicaciones y que el socialismo desde posiciones de poder deje de actuar como si de la derecha pura y dura se tratara. Un movimiento que nacido como una simple protesta juvenil, ha devenido en poco tiempo un autentico movimiento ciudadano, que pretende devolver a la democracia su verdadero sentido, sin ningún tipo de involuciones ni manipulaciones del poder. Una base real desde donde planificar y dirigir nuestro futuro, contando con toda la información y a sabiendas previamente de los sacrificios que vamos a tener que realizar para consolidar de manera efectiva nuestro futuro, donde valorizando correctamente el capital humano, llevemos la economía al servicio de los ciudadanos y no al revés como sucede actualmente, donde el poder fáctico es quien controla los gobiernos democráticamente elegidos.

Aunque para conseguir todo esto, y además de forma pacífica es absolutamente necesario una organización, que supere el asamblearismo que ha servido de base al movimiento de los indignados, que como todos sabemos es tremendamente ineficiente a la hora de gobernar una ciudad, una provincia o un estado. Porque amigos, no duden Vds. ni por un momento que el movimiento denominado del 15M por si solo, es incapaz de conseguir nada efectivo, si no hay una fuerza política democrática lo suficientemente potente que se sitúe por delante y materialice políticamente hablando sus reivindicaciones. ¿Quién mejor que el Partido Socialista Obrero Español, para realizar esta labor?

He oído por parte de algún tertuliano radiofónico, reclamar del colectivo de indignados, se organice y cree su propia formación política; cuestión de la que discrepo totalmente, pues esto no haría otra cosa que atomizar más el panorama de la izquierda restando capacidad de alcanzar el poder.

A mi entender, solo el socialismo y aún en horas bajas en España, es capaz de dar verdadera respuesta a las reivindicaciones de los ciudadanos, y más cuando al Partido Comunista, hoy denominado Izquierda Unida, ha perdido el norte y se ha lanzado después de estas elecciones municipales a entregar el poder de varios ayuntamientos y alguna comunidad autónoma, a la derecha reaccionaria representada por el Partido Popular, con el único objetivo de quitar poder al PSOE.