domingo, 16 de abril de 2017

LA DERIVA AUTOCRÁTICA DEL NACIONALISMO




De siempre he estado convencido que del mismo modo que la cabra tira al monte, el nacionalismo, por muy moderado que se presente y actúe en algunos momentos de la historia, cuando alcanza el poder indefectiblemente tiende a prescindir de la democracia y reclamar para sí el poder absoluto.

En diversos períodos de la historia hemos podido comprobar que siempre ha sido así, aunque en estos últimos tiempos en  España, después de la dictadura franquista, se nos presentara un nacionalismo español y periférico, muy respetuoso con la democracia, en cuanto ha llegado al poder en España y las encuestas le vaticinan además, un largo período de permanencia, por haber conseguido cargarse o quizás mejor decir, “domesticar” a la oposición que podía representar un peligro para el,, empieza a promover leyes y disposiciones, como la ley mordaza, la LOMCE, y muchas otras, con clara intención de restringir las libertades y el poder de decisión del ciudadano. 

Estos días, leemos con estupor, las propuestas que se están haciendo en Cataluña, por parte de ERC, socio de gobierno del PDECAT (antigua Convergencia Democrática), de modificar el reglamento del Parlament de Catalunya, con el fin de aprobar leyes sin el perceptivo debate, opción que cualquiera puede entender, relegaría a la representación ciudadana a la total irrelevancia, a no ser que haya votado la opción que ocupa el gobierno.

También se propone, utilizar a los parados como una suerte de escudos humanos, en el momento de celebrar un referéndum de autodeterminación, que el máximo tribunal del país considera contrario a la Constitución Española, para evitar responsabilizar a funcionarios y políticos, como sucedió en el famoso 9N en que han resultado condenados altas personalidades del nacionalismo catalán.

Por último. El presidente de la Generalitat de Catalunya, no electo por cierto, sino fruto de la imposición de la fuerza radical CUP; tiene la osadía de dar publicidad a una imagen como la que encabeza este artículo en donde, posando ante las disposiciones del Tribunal Constitucional referentes a lo del Referéndum, nos viene a decir que se las piensa pasar por el forro.  

En otros lares la cosa no pinta mejor que en España, en Francia Marine Lepen, está adquiriendo gran protagonismo, con el tema que ella representa un gran cambio, en las políticas que hasta ahora se han llevado a cabo en Francia y en Europa, cuando en realidad, no se trata de un cambio sino una vuelta atrás, a través de políticas segregacionistas, por el tema de religión, raza, o cultura. De llegar ella al poder, no tardará en buscar la forma de frenar la democracia, que le puede echar del gobierno en cuanto las mayorías, empiecen a olerse que el progreso que va llevar va ser solo para unos pocos a cambio de la explotación de muchos, a los que se exigirá sacrificios en nombre de la patria.

No hablo de Estados Unidos, donde un Donald Trump, está poniendo en gravísimo riesgo la paz mundial, incrementando y provocando, por su cuenta y sin encomendarse a nadie más, incidentes en diversas partes del mundo, en nombre de un nacionalismo americano, que bien se resume en su proclama “América First”.

Solo el socialismo democrático, puede detener esta locura, solo las propuestas de diálogo, negociación y pacto, nos conducirán de nuevo a una senda de entendimiento y evitar el gravísimo retroceso que el nacionalismo está a punto de provocar. Es absolutamente necesario, que la socialdemocracia en Europa y el resto del planeta, se regenere con premura, que se sacuda de encima, los tics neoliberales, y regrese a sus principios fundamentales de libertad, igualdad y solidaridad, que deje de lado de una vez por todas los conceptos de nación, patria, etc. que históricamente nos han conducido a la confrontación destructiva  y vuelva al internacionalismo y considerar como única patria el género humano en su conjunto, tal y como cantamos los de izquierda cada vez que entonamos la Internacional.

lunes, 16 de enero de 2017

¿QUE NOS PASA? ¿ESTAMOS ENLOQUECIENDO?


 
En verdad les digo amigos, que si alguien ajeno a nuestro planeta, aterrizara en estos tiempos y viera el panorama del mundo llamado democrático, estoy seguro creería que una especie extraña de virus, nos ha contagiado a todos, un virus que nos perturba gravemente nuestras facultades mentales.

Cuando una buena parte de españoles, nos preguntábamos porqué el electorado, a pesar de haber constatado, que el Partido Popular, está enfangado hasta las cejas, que nos ha mentido reiteradamente, que ha cargado exclusivamente sobre las espaldas de los más desfavorecidos, todo el coste de la crisis, y a pesar de tener un líder tan poco carismático como Mariano Rajoy, sigue encadenando victorias electorales una tras de otra; cuando empezábamos a pensar que esto solo ocurría aquí y que en democracias más consolidadas, tal cosa era impensable  En los Estados Unidos, contra todo pronóstico, gana un populista de discurso con toques nazistas, y que se enriqueció de manera fulgurante, vendiendo las acciones de un Casino, que poco después quebró,  como Donald Trump..

Por otro lado, en la Unión Europea, los actuales mandatarios, encuadrados mayoritariamente en la derecha moderada, presionados desde partidos ultranacionalistas de la extrema derecha, que últimamente han resurgido como fantasmas de un pasado terrible, en lugar de hacer bandera de la moderación y regresar a las posiciones de tintes socialdemócratas, que tan buenos resultados dieron al final de la II Guerra Mundial; se entregan a la reacción más absoluta, despertando los más rancios sentimientos individualistas y de autoprotección en las poblaciones, denostando la solidaridad y la universalidad, con un olvido totalmente irresponsable de las catástrofes que tal conducta indujo en Europa, en los años treinta del pasado siglo XX.

En el continente asiático, donde la crisis empezó mucho antes que en el resto del mundo, desde una gran potencia emergente como es China, se viene imponiendo un modelo de expansión y liberalismo económico, sin libertades políticas, desde una dictadura no personalista si no en manos de una organización como el Partido Comunista. Mientras que la otra gran potencia asiática Japón, parece mantener la posición imperialista, aunque eso si adaptada a los nuevos tiempos, pero con la misma base, la explotación de unos muchos para beneficio de unos pocos.  

En África, y el medio oriente, el integrismo islamista que ha optado por el terrorismo como arma para reclamar su reconocimiento, ha encontrado su gran posibilidad en las zona más míseras del planeta y desde allí va extendiendo sus tentáculos hacia el mundo occidental en una especie de guerra de civilizaciones, en un intento aparente de retrotraer el mundo al Medioevo.

En el cono sur americano, donde las esperanzas de cambio adquirieron carta de naturaleza en los primeros años del siglo XXI, la corrupción y una gestión totalmente desastrosa han llevado el desprestigio social en las fuerzas de izquierda y la derecha sumisa al poder del gran vecino del norte, está volviendo a situar sus países en la categoría de patio trasero de Estados Unidos.

Volviendo al caso de la Unión Europea, y después que en Gran Bretaña el mensaje xenófobo, y racista, contra el gran movimiento migratorio que está sucediendo en estos días, haya llevado a sus ciudadanos a tal grado de miedo que incluso han decido salirse de la UE, vemos con preocupación como en Francia el Partido de Marine Lepen, ha cogido altos vuelos, predicando también salirse de la Unión, como el socialismo derechizado que han representado François Hollande y Manuel Valls, tiene el prestigio por lo suelos y la derecha moderada no se recupera del fracaso de Sarkozy, cuestión que allana el camino a la ultraderecha. En Holanda Geert Wilders, está en disposición de gobernar si consigue unos pocos aliados, desde un discurso anti-islamista radical y propio del nazismo más abyecto. Y en Alemania, el movimiento PEGIDA, va cogiendo altos vuelos con una Democrácia Cristiana a la baja y una Socialdemocracia que se acabó de desprestigiar al sostener en esta legislatura el gobierno de Ángela Merkel.

Observen Vds. el enorme y preocupante parecido, entre los discursos de estos líderes, al que podríamos añadir perfectamente hoy el de Donald Trump y los de Hitler y Mussolini en los años 30. Vean que todos ellos giran alrededor un concepto ultranacionalista de cierre de fronteras y auto-protección, culpando al extranjero de todos los males nacionales. Fíjense que al igual que en los primeros años del siglo XX, cuando se empezaba a imponer una cierta globalización económica. Se empezaron a excitar lo ánimos nacionalistas , conduciéndonos a una primera Guerra Mundial entre 1914 a 1918, cuyo  final mal resuelto indujo a la más terrible aún II Guerra mundial entre 1939 a 1945.

¿Es que quizás, estos que mandan de verdad en el mundo y no me refiero a los políticos, han decidido que la defensas de sus intereses pasa de nuevo por otra masacre? Piénsenlo amigos, piénsenlo, y actuemos pronto antes no sea demasiado tarde.

lunes, 9 de enero de 2017

NO ES POSIBLE LA TERCERA VIA EN EL PSOE


La ruptura que en 2016 se produjo en el PSOE es de gran calado, y además no tan solo no se procuró, de buen principio, intentar poner bálsamos en la herida, si no que el bando que se cree ganador, se ha dedicado a meter sal y profundizar más, apartando los contrarios de los puestos de cierta relevancia, al más puro estilo cainita; hasta el punto que a todas luces hoy cuando iniciamos un nuevo año, es imposible prácticamente, encontrar a un solo militante, que no esté situado en uno u otro bando.

Algunos, seguramente bien intencionados, pero a mi entender sin haber calibrado suficientemente la gravedad del problema, opinan que una tercera vía es posible, o sea que una tercera persona, no inscrita en uno u otro bando, sea capaz de unir de nuevo al partido e iniciar una nueva senda, que conduzca de nuevo, al PSOE a ser el referente de la izquierda en nuestro país. Pero, la primera pregunta que nos deberíamos hacer, es ¿Existe en realidad esta persona?, como he dicho antes al ser el abismo separador tan profundo, i además, del juego sucio empleado por unos, para colocar una gestora y facilitar un gobierno de la derecha más cavernícola de Europa, es extraordinariamente difícil, encontrar a alguien no contaminado. Suena por ahí, el nombre de Patxi López, pero convendrán vds, conmigo que el vasco ya no es neutral de ninguna de las maneras, por cuanto al abstenerse en la famosa votación, sin protesta ninguna, tomó claramente partido por el bando que encabeza Felipe González, Susana Díaz y otros; justo en el polo opuesto, de otro vasco como Odón Elorza, que votando no a la investidura y en posteriores manifestaciones se ha posicionado claramente en el bando de Pedro Sánchez.

Dicho esto debemos convenir también, que el hecho de evitar a toda costa unas nuevas elecciones, apoyando la investidura de Mariano Rajoy, tampoco ha dado el resultado que prometieron, pues, el preció que se le exige es del todo desorbitado, como, el soporte incondicional a sus presupuestos, o quizás sería mejor decir, que Mariano les facilitará alguna migaja, para que se justifiquen. De momento han tragado con el aumento de un 0,25% en las pensiones, cuando el aumento de IPC ha sido muy superior, también han tragado, con un maquillaje de la ley mordaza en lugar de su derogación y dentro de cuatro días algo parecido con la ley Wert, por no hablar del salarió mínimo interprofesional del que se predicaba no aceptarían jamás una cifra inferior a los 1.000 euros y por 707,60 no solo nos hemos arreglado si no que lo predican como un gran logro..

Las encuestas y sondeos siguen pronosticando subidas en intención de voto para el PP y bajadas en el campo del PSOE, consolidándose el manido “sorpasso” por parte de PODEMOS. Negando el argumento, que des de los defensores de la Gestora se arguye, en el sentido, que había que apartar a Pedro Sánchez pues llevaba el partido a la irrelevancia, cuando lo que vemos es que nunca estuvo tan hundido como hoy.

Solo la esperanza que Pedro Sanchez, sea capaz de recuperar la Secretaria General, a través de un proceso de primarias, y se revierta el apoyo al PP en el corto plazo, ha evitado una desbandada en la militancia que se manifiesta estoicamente ante la depuración de todos los cargos afines al ex secretario general, pero ¿hasta cuándo aguantará?

Soy de los que piensan que el próximo 14 de Enero, el Consejo General que ha sido convocado, va a tener la clave para decantar el tema hacía uno u otro lado, en función de si allana o no el camino para que el proceso de primarias y el Congreso se celebren con carácter de urgencia o lo dilatan el tiempo tratando de impedir que Pedro Sánchez se presente, en este último caso puede que la desbandada sea histórica y  que en el Partido Popular, huelan la sangre y se dispongan a convocar a partir de mayo elecciones para dar al histórico partido socialista el remate final, sin dar tiempo a que de una forma u otra los militantes se reorganicen. También puede pasar en este mismo caso, que la militancia se subleve, y de una forma u otra, pacifica o violenta, derroque a la gestora, tome el poder y haga lo que los actuales mandatarios están negando un día tras otro.

Otra posibilidad, es que en el próximo consejo federal,  a la gestora se le  imponga una fecha de caducidad, no muy lejana en el tiempo y de facto se atienda el clamor de la militancia de celebrar Primarias y Congreso extraordinario urgente. Si esto es así  y en las primarias, compiten las dos visiones, por lo menos se habrá dado de nuevo la voz a la militancia y se la habrá reconocido el valor clave que siempre ha tenido en le PSOE, desde su fundación y aunque el resultado del proceso de la victoria a uno de los bandos, y aunque ello comporte, que los líderes del grupo derrotado, acaben fuera o  en la irrelevancia dentro de la organización, se habrá recompuesto la unidad y definitivamente de cerrará el profundo tajo que ahora divide de forma irreconciliable a unos y otros. A partir de aquí, habrá que trabajar muy y muy duro, para conseguir relanzar este partido convenciendo a la mayoría social, que su proyecto es el que mejor acabará dando satisfacción a los derechos sociales y a un reparto justo de la riqueza generada, vaya el que mejor defienda los intereses de las clases populares en ula nueva sociedad que se está imponiendo en el siglo XXI.